24 septiembre 2010

Madres.

“¿Qué es, para la madre, el nacimiento de un niño? En la medida de lo que desea durante el curso de su embarazo es, ante todo, la revancha o el repaso de su propia infancia; la llegada de un niño va a ocupar un lugar entre sus sueños perdidos: un sueño encargado de llenar lo que quedó vacío en su propio pasado, una imagen fantasmática que se superpone a la persona “real” del niño. Este niño soñado tiene por misión restablecer, reparar aquello que en la historia de la madre fue juzgado deficiente, sufrido como carencia, o prolongar aquello a lo que ella debió renunciar.
Si ese niño, cargado así de todos sus sueños perdidos, llega enfermo, ¿qué será de él? La irrupción en la realidad de una imagen del cuerpo enfermo va a causar en la madre un shock: en el instante en que, en el plano fantasmático, un vacío era llenado por un niño imaginario, surge el ser real…"

"Tuve que ser demasiado centrada para resolver los conflictos por afrontar, con un esposo que no aceptaba esta situación en la vida. Entender y aceptar la incomprensión de amistades y algunos familiares".
                                                                     Madre de un adulto autista.







Madre Teresa de Calcuta, con niño con discapacidad.



Katie Ball, Peter Vanderfeen, Harley Vanderfeen-Ball y River Vanderfeen-Ball (todavía en el vientre de su madre), una familia de Melbourne. A Katie, que utiliza silla de ruedas para moverse por su distrofia muscular, su discapacidad no le ha impedido ser esposa y madre. (Foto: Belinda Mason-Lovering)

"Mi mayor reto era asumir que había tenido un niño diferente en algunos aspectos, que mi vida había cambiado, que no podía seguir viviendo solo entre paredes de hospital, lamentándome todos los días, que a pesar de lo adverso que me parecía todo los primeros dos años que duró mi frustración, estaba a tiempo de iniciar una nueva vida con mi hijo Emmanuel, con mis otros dos hijos y conmigo misma”.
Testimonio de una madre;hijo con parálisis cerebral.







La pintura al temple sobre madera 
“La Virgen y el Niño” de Andrea Mantegna (1430-1506)
 parece representar un niño con rasgos que evocan los de la trisomía.

Síndrome de Down: El dato arqueológico más antiguo del que se tiene noticia sobre el síndrome de Down es el hallazgo de un cráneo sajón del siglo VII, en el que se describieron anomalías estructurales compatibles con un varón con dicho síndrome.También existen referencias a ciertas esculturas de la cultura olmeca que podrían representar a personas afectadas por el SD.
La pintura de Sir Joshua Reynolds (1773) “Lady Cockburn y sus hijos”, 
en el que aparece uno de los hijos con rasgos faciales típicos del SD.




"El derecho de ser madre está por encima de cualquier

 condicionamiento impuesto por la discapacidad".

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...