24 septiembre 2010

Libro:‎"Re-inventarse".

 Autor: Jesús González Amargo.
CERMI-Aragón.
Nota: Mara García de Leaniz. Nº 37, julio/agosto 2005 de Cermi.es


La doble discriminación: vivir siendo homosexual y discapacitado: “He querido sacar a la luz la situación de las personas homosexuales con discapacidad”


Jesús González Amago, trabajador de la Fundación ONCE, es una persona con discapacidad, una persona homosexual, que fuera y dentro del trabajo lucha por defender los derechos de personas como él, pero que todavía no se han dado la oportunidad de vivir y disfrutar de la vida.


¿Por qué escribir un libro sobre homosexualidad y discapacidad?
Porque, hasta ahora, no se había escrito nada sobre este tema, ni en España ni en Europa. Nada que reflejara la visión de las personas que, dentro de la discapacidad, son homosexuales.Y en mi papel de persona homosexual y con discapacidad, he creído necesario sacar a la luz los miedos,las necesidades, las demandas de este grupo de personas.Durante la investigación, me he dado cuenta de que hay por su parte una falta de identidad, mucho miedo a ‘salir del armario’, a enfrentarse a la sociedad, a aceptarse uno mismo como homosexual y discapacitado. También quiero romper el tabú de sexo y discapacidad. La sexualidad es muy importante, es parte de la vida, no hay que dejarla en un segundo plano y el colectivo de la discapacidad debe educarse en la sexualidad, aprender que es posible tener sexo de muchas maneras, incluso con una caricia, y que todos tenemos derecho a disfrutar.


¿El autor de este libro debía ser homosexual y con discapacidad?
Considero que, en mi condición, he tenido ventaja, pues conozco el mundo de la discapacidad y el de los colectivos de LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) y soy sensible a sus problemas. Pero también he tenido la objetividad necesaria para hacer este trabajo. He querido estar muy fuera, poner la grabadora, escuchar los testimonios de muchas personas, sus demandas. Al igual que en el documental El Sexo de los Ángeles, co-producido junto a Frank Toro y en el que se rebatía la idea del discapacitado como ser asexuado, en este libro he querido mostrar la situación de las personas homosexuales y discapacitadas y qué se debe hacer para satisfacer sus reinvindicaciones.


¿Hay cifras de población homosexual con discapacidad en España?
No existen cifras. La suma de ambas exclusiones, es decir, del colectivo de personas con discapacidad y del colectivo de homosexuales,da como resultado muchos millones de ciudadanos. Pero no hay datos reales y yo no aporto cifras porque no las hay. Sólo puedo decir que en España hay 3.500.000 personas con discapacidad y que un 10 por ciento de la sociedad es homosexual.


¿Tener una discapacidad y ser homosexual hace más difícil ‘salir del armario’?
Desgraciadamente, sí. Además,no hay un modelo a seguir con el que poder identificarse. El problema de las personas homosexuales con discapacidad es que no se les visualiza como ellos quisieran. Las personas con discapacidad han estado por lo general sobreprotegidas por sus familiares y romper el cascarón de pronto y mostrarse como uno es en realidad supone arriesgar el vínculo familiar. Ha habido casos de rechazo total, de abandono familiar simplemente por salir y decir que uno es homosexual. Las personas homosexuales y con discapacidad están demandando su puesto en la sociedad, están buscando su modelo a seguir y éste no existe, tienen que buscarlo. De aquí viene un poco el título del libro, Re-inventarse. Hay que aceptarse como gay y salir del armario pero, además, hay que aceptarse como persona con discapacidad,a pesar de que la sociedad no quiera hacerte un hueco. La gran reinvindicación de las personas homosexuales con discapacidad es tener su seña de identidad, es decir a la sociedad que existen, que están ahí y que están buscando su lugar en la sociedad. De hecho, ha costado mucho contactar con personas homosexuales con discapacidad; muy pocas han accedido a hablar y a contar sus problemas, sus sentimientos, sus deseos.


¿Hay discriminación también dentro de los colectivos homosexuales y de la discapacidad?
En cierta manera sí, porque ninguno de los colectivos facilita la organización de grupos de homosexuales o de discapacitados en su seno. Cada colectivo considera que tiene cosas más importantes que reclamar y por las que preocuparse y creo que tienen que mirar más lejos y darse cuenta de que hay muchas personas afectadas y que, además,la unión hace la fuerza. Sólo el colectivo de personas sordas homosexuales está más o menos organizado. También hay un problema de accesibilidad: no hay ni un sólo recinto de los colectivos de LGTB que sea accesible y, desgraciadamente, eso no ayuda a la participación de las personas con discapacidad. Creo que es un problema de querer por ambas partes,por parte del colectivo de LGTB y del de la discapacidad, y de buscar soluciones conjuntas. Además, ambos colectivos viven de subvenciones públicas, por lo que el Estado también debería actuar para eliminar las barreras existentes entre uno y otro colectivo.


¿Quiénes están más cerca de la igualdad de derechos, las personas con discapacidad o las homosexuales?
Yo creo que el colectivo de LGTB ha conseguido, con la futura ley de matrimonios homosexuales, el 80 por ciento de sus reivindicaciones. Es un colectivo que se ha movido mucho, ha salido a la calle y se ha manifestado. No está todo conseguido, porque todavía hay discriminación y homofobia, pero se han alcanzado logros importantes. Por su parte, el colectivo de la discapacidad aún necesita ejercer mucha presión política; todavía hay mucho por hacer y por conseguir.


¿Qué opinión le merece quien dice que la homosexualidad es una patología?
Me parece denigrante que cuando la Organización Mundial de la Salud, hace diecinueve años, eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades, exista
quien todavía mantenga que se trata de una patología. Y lo triste y preocupante no es que lo diga una persona, sino que muchas otras personas lo defiendan, y lo defienden por que no tienen educación ni cultura. Me parece deplorable que hoy en día todavía sigamos escuchando estas cosas. Creo que desde el colegio
deben fomentarse los valores y no las matemáticas. Todas las personas que hoy se manifiestan en contra de los derechos del colectivo de LGTB, sean de derechas o de no derechas, un día se darán cuenta de que en sus familias, en su entorno, hay una persona homosexual y lo tendrán que aceptar, porque no hay más remedio y no hay nada malo en ello.


¿A quién va dirigido este libro?
Me gustaría que fuera un libro de debate en la escuela. Es un texto muy pedagógico, no hay grandes palabras sino testimonios reales que enseñan que la diversidad es parte de la sociedad y que ser diferente no debe significar ser ‘raro’. Este libro enseñará a los colectivos de LGTB y de la discapacidad lo que no conocen dentro de su entorno. Y al público heterosexual le debe servir para comprender que en la sociedad hay diversidad y que cada uno tiene derecho a vivir con sus problemas, virtudes e idiosincrasias. En definitiva, que la libertad de uno termina cuando empieza la de aquel y hay que respetar al prójimo,sea cual sea su condición sexual, tenga o no discapacidad, venga de un lugar o de otro.



                Enlace para ver el libro


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...