24 octubre 2010

La discapacidad en la historia y el arte. (Primera parte).

PREHISTORIA.

Atapuerca (Burgos; España)




El hallazgo del cráneo de una niña discapacitada indica que fue asistida por el grupo hace 530.000 años. Sufría craneosinostosis y murió a los 10 años.

Tendría unos 10 años, seguramente era niña, murió en lo que ahora es la sierra de Atapuerca (Burgos) hace 530.000 años y era diferente, tanto que su grupo, su familia, le tuvo que haber prestado cuidados especiales. De lo contrario, no habría sobrevivido. Entonces, su cráneo asimétrico y, probablemente, su cara irregular no engañaron a nadie, porque además, cabe pensar que tuvo capacidades psicomotoras deficientes. Hoy los científicos saben que ese individuo, esa homínido preadolescente, tenía craneosinostosis, una enfermedad rara que afecta a menos de seis personas por 200.000 habitantes en la población actual.


EGIPTO.


En esta fotografía puede verse la representación en un bajo relieve egipcio de un hombre con atrofia en la extremidad inferior derecha, pie equino y flexo de rodilla. Por su atuendo y por el mismo hecho de estar representado en una obra artistica podemos suponer que fué una persona importante en su tiempo. Vemos cómo sostiene un objeto, probablemente una copa con su brazo izquierdo además de una vara ¿se trata de una hemiplejia por parálisis cerebral? ¿De una atrofia secundaria a una enfermedad como la polio?

Otra obra interesante del antiguo egipcio es esta en la qu se representa a una pareja y sus hijos. el marido es acondroplásico, algo que no evitó que fuera en su tiempo una persona importante.
Enano Seneb y la Familia, el Cairo, Museo Egipcio, sacerdote del templo funerario de la IV Dinastía, de Keops. No es una escultura idealizada, sino que tiene una curiosa composición. Los esposos aparecen sentados sobre un banco corrido. La mujer abraza cariñosamente a Seneb que tiene sus piernas cruzadas sobre el asiento. Delante de él, en la parte inferior del banco, se ha representado a los dos hijos de la pareja, justo en el espacio que las piernas de Seneb hubiese ocupado si su cuerpo hubiese sido de estatura normal.







Los antiguos egipcios creían que las personas con discapacidad "débiles mentales", estaban dotados de un poder particular. 




El egipcio del pasado era sensible y preocupado por el minusválido o el diferente. Aunque la iconografía egipcia no abunda en recrear la imperfección física, no es infrecuente ver a lisiados apoyados en báculos; a deformes con taras ostensibles; a ver el enano ocupado en diferentes tareas manuales (orfebrería, metalurgia), como en responsabilidades de la administración, a encumbrados sacerdotes y altos oficiales enterrados con el respeto que en vida tuvieron y que casaron con damas de alcurnia. No obstante, hay cierta perplejidad por la escasez de datos en cuanto al retrato del ciego y cuando se estudia se incurre en el monotema del ciego cantor y músico: ¿es la justificación de que el niño ciego indefectiblemente estaría destinado al mundo de la música? Si fuera así, no sería malo el destino que le deparaba la sociedad en tanto que habría pues un rasgo de humanidad para las personas con este infortunio. ¿Y si la deficiencia ocurría en la vida adulta, y si la deficiencia física sucedía al hijo del campesino? El oficio de músico destinado en un templo acaso no sería un mal destino. Existen muchas razones para pensar en la bondad intrínseca de la sociedad egipcia cuando en los textos sapienciales se dice:
“No te rías de un ciego, no te mofes de un enano...” 
(Lichtheim, 1976: Enseñanzas de Amenemope, XXIV, 1; 5-10)

Museo del Louvre (París). Yo soy Thot el médico del ojo de Horus” según se deja constancia en el papiro de Hearst (214). 
Cantor ciego (TT 78) La peinture égiptienne. Skira 1978


GRECIA.
Durante la época de florecimiento las primeras civilizaciones, los espartanos de la antigua Grecia, arrojaban desde el Monte Taigeto a las personas con discapacidad, pues no querían que "en su bella y floreciente civilización" existieran personas diferentes.

ESPARTA.
Los espartanos eran un pueblo nacido por y para la guerra, practicaban la eugenesia y nada más al nacer, el niño espartano era examinado por una comisión de ancianos en el Pórtico, para determinar si era hermoso y bien formado; de no ser así se le consideraba una boca inútil y una carga para la ciudad. En consecuencia, se le conducía al Apótetas, lugar de abandono, al pie del monte Taigeto, donde se le arrojaba a un barranco, los que pasaban la prueba se les asignaban uno de los 9.000 lotes de tierra disponibles para los ciudadanos y lo confiaban a su familia para que lo criara, siempre con miras a endurecerlo y prepararlo para su futura vida de soldado. 

ROMA.

Marco Aurelio Antonino (205 a 222 d.c.), emperador de Roma, utilizó su poder para potenciar su conducta extravagante. Su gobierno, estuvo plagado de banquetes donde solía invitar grupos de personas con rasgos físicos particulares. Así, sus esmerados sirvientes le conseguían ocho rengos, ocho sordos, ocho negros, ocho alvinos, etc. los cuales tenían que comer mientras soportaban los chistes de mal gusto con los que el emperador se burlaba de ellos.Una de sus bromas preferidas consistía en encerrar a sus invitados en habitaciones con leones y tigres. La gente, aterrada, golpeaba las puertas con desesperación sin saber que a las fieras les habían sacado dientes y garras para evitar cualquier peligro. Marco Aurelio se reía a carcajadas desde su escondite, mientras contemplaba la escena como un niño que se sale con la suya luego de hacer una travesura.

Es sabido que en muchas culturas, los herreros divinos son cojos. Es una extraña característica que comparte tanto el Hefesto griego como el Vulcano latino (Dios que, al parecer, no procedería del Hefesto continental sino del Velcano cretense).
En el mito tradicional griego se cuenta que cuando la diosa Hera vio a su hijo recién nacido, Hefesto, le pareció tan enclenque que lo arrojó desde la cima del Olimpo. No quería que nadie supiera que había dado a luz a un dios tan debilucho. Hefesto sobrevivió a esta terrible caída, y ni siquiera sufrió ningún daño, porque cayó en el mar y fue recogido y cuidado por las diosas Tetis y Eurinome. Agradecido, el muchacho construyó su primera fragua bajo el mar y empezó a fabricar joyas y herramientas para las amables diosas marinas.
Por tanto, parece que la causa de su cojera no fue esa caída, que hubiera matado a otro cualquiera (caer sobre el mar desde una altura considerable no es muy diferente a caer sobre tierra). Cuando en el Olimpo se supo que Hefesto era un gran herrero, se le permitió regresar junto a los dioses.


EDIPO:
Alertados por una predicción de que si tenían un hijo, que mataría a su padre y casarse con su madre, Layo y Yocasta abandonar a su hijo. Edipo es rescatado por el rey de Corinto. Como adulto, parece que son sus padres. En el camino conoce a un hombre con el que peleó y murió. Este hombre era Layo. Al llegar a Tebas resuelve el enigma de la Esfinge. Dar las gracias a él, la gente se dé al rey y la reina que se casó con la viuda. Así que él mató a su padre y se casó con su madre, como se había predicho! Pero Tebas sufre la peste y debe descubrir quién es el asesino de Layo. Cuando se descubre la verdad, Edipo saca los ojos y Yocasta se ahorca.

Héphaïtos (cojo):
Él es el dios del fuego, de las fraguas y los volcanes. La leyenda dice que cuando Hera le da el día en que es tan cojo que le llevarán desde el Olimpo. Se cae en el mar y es rescatado por Tetis y Eurínome, lo que plantea desde hace nueve años sin el conocimiento de todos, en una cueva en la isla de Lemnos, donde realizó su aprendizaje para la configuración de la joyería artesanal.






Odín (tuerto); es el dios de la guerra y la victoria.

Tyr (manco), es el dios de la guerra justa y la estrategia.
Huaco antropomorfo que representa un enfermo con tumores y mutilaciones". Ceramio, descubierto en el valle de Chicama (La Libertad, Perú) 

Perú precolombino: Secuencia de huacos-retratos extraídas del libro "Arqueología Peruana" citado en este trabajo. Tal como dice la leyenda de los mismos, mostrados de izquierda a derecha, se trata de "Expresiones de cerámica Mochica, del tipo escultórico. Hombre deformado (izquierda). Criminales (figuras centrales) y sujeto al que se le han eliminado nariz y labios (derecha).


Franz Messerschmidt:

Sufrió de locura que le quitó un importante puesto en una universidad alemana, pero creó los “caracteres de Messerschidt”.

A los 16 años ya es un reconocido y destacado escultor, pero en 1771 comienza a manifestarse en él una cadena de miedos irracionales y paranoias que afectan su vida cotidiana. Primero va perdiendo poco a poco a sus clientes y después pierde su puesto como catedrático debido a sus cada vez más extremas excentricidades. Es entonces cuando, aislado y en medio de una desesperación frenética, decide confrontar a sus inquisidores y genera una serie de bustos conocidos como Los carácteres de Messerschmidt. Estas esculturas poseen una inmensa exactitud técnica que dan un soporte hiperreal a la extrema deformidad expresiva que exhiben. El tenía la confianza de que estas transformaciones confundirían los demonios o por lo menos los convencerían que estaba completamente desquiciado y que no valía la pena su alma.


El dios Bes (enano). Egipto.
Su misión era sobre todo proteger el matrimonio, la gestación y el parto, usándose en forma de dije colgado al cuello como amuleto o profiláctico contra los malos espíritus y animales dañinos.Los baldaquinos de los lechos se decoraban con representaciones de Bes de carácter erótico o profano, con la idea de proteger el amor y la alegría. ahuyentando la tristeza. Se le llama «Dios fecundante e impúdico».



El dios egipcio Ptah-Pateco.


Acondroplásico;es una divinidad monstruosa. más parecida a un pigmeo con acondroplasia. Su cabeza aparece pelada, deforme, aplanada y a veces con una trenza o coleta de pelo trenzado que cuelga a un lado sobre su hombro.



El vientre es abultado, los brazos y las piernas cortos y arqueados caracteristicos de los acondroplásicos, adornado con un simple escarabeo sobre el pecho. Su aspecto monstruoso le predisponía, según pensaban los egipcios, a alejar a los genios malignos y en particular a los animales dañinos. 




Cuando se habla de antecedentes históricos sobre el síndrome de Down, siempre hay una referencia a ciertas esculturas de grandes dimensiones de la cultura olmeca, llamadas "baby faces", encontradas en En La Venta, la capitalolmeca del sur de la zona del Golfo de México.







Algunas interpretaciones señalan que son figuras de gobernantes; otras, que se trata de representaciones de personas con síndrome de Down, a quienes los olmecasconsideraban sagradas.

Según algunos estudios sobre el arte y la representación olmecas, las cabezas colosales eran retratos individuos adolescentes y adultos, llamados baby-face por los científicos, que se corresponderían a personas con síndrome de Down. 
Probablemente considerados sagrados por los olmecas, estos individuos baby-faceeran venerados en las grandes ceremonias religiosas: eran sagrados entre los olmecas porque la propia naturaleza los escogía y les hacia únicos entre los demás individuos. Las marcas visibles en sus imágenes podrían se la evidencia de una posible actividad ritual, como la de impregnar armas y herramientas con poder, frotándolas repetidas veces contra un monumento sagrado, o perforando o moliendo la piedra para dejar hendiduras o recoger "polvo sagrado", que se utilizaría en actividades rituales.



Imagen de un caballero con peluca de baja estatura, sentado en un podio. Su imagen está rodeada por la ornamentación. Debajo de la imagen es una sección de texto enmarcado que describe los antecedentes de la persona.
Sepia ilustrado manuscrito del archivo del Real Colegio de Médicos.


NAZISMO.
Fotografía con el titulo: "...porque Dios no puede querer que los enfermos se reproduzcan." Esta imagen proviene de una película producida por el Ministerio de Propaganda del Reich, dirigida a través de la propaganda a crear simpatía publica para el Programa de Eutanasia; durante el holocauto nazi.

La discriminación durante hacia las personas con discapacidad; durante el gobierno de Hitler en Alemania, La imágen corresponde a una revosta nazi de la década del ´30 llamada Neues Volk (Nueva gente). El texto:Esta persona geneticamente enferma costará a nuestra comunidad 60000 marcos durante todo su tiempo de vida.Ciudadanos,ese es su dinero.Lean Neues Volk, la revista mensual de la oficina de política racial del NSDAP
Discapacitados psíquicos judíos en el campo de concentración de Buchenwald.


PINTURAS.
"El tonto del pueblo". (1923).
Carlos Saez de tejada.


"El idiota". Lienzo.


La parábola del título es la del ciego guiando a otro ciego, que conduce a la caída de ambos.Cuadro de Brueghel que se expone en el Museo de Capodimonte de Nápoles.

"Tullidos". El Bosco.

Pieter Brueghel. "El viejo".
La intención satírica es evidente, cinco personajes tullidos, provistos de los más extravagantes medios ortopédicos, aparecen en un escenario sin anécdota acompañados por la figura de una mujer cuya condición de mendigante revela el cuenco de estaño que lleva en su mano. La interpretación del conjunto plantea, sin embargo, problemas insolubles hasta la fecha. Dado que los personajes se adornan con colas de zorro, se ha pretendido que representen a los miembros del partido calvinista que se oponía a la dominación española. En todo caso, resulta evidente que los personajes presentes en esta composición llevan atuendos carnavalescos y probablemente personifican diversos estamentos de la sociedad: el rey con su corona de cartón, el soldado con un casco de papel, el burgués con su bonete, el campesino con su gorra y el obispo con su mitra. Por otra parte, la invalidez física de los personajes tal vez deba tomarse como imagen de la decrepitud moral del género humano.

"El bufón de Calabacillas"Velázquez (1639). 
El enano-bufón del Cardenal Granvelle - Antonio Moro 1560.

"Las meninas". Diego de Velázquez.Maribárbola. Es la mujer deforme que aparece en el centro de Las Meninas. Velázquez la eligió entre los 40 que vivían en el Alcázar. De origen alemán y amiga de las infantas, sirvió a la condesa de Villerval y Walter. Prácticamente analfabeta, nunca se miraba en los espejos. 
El Principe Baltasar Carlos con un enano - Velázquez, 1631 - Museo de Boston.

Felipe IV y el enano Miguel Soplillo - (Villadandro, 1621).


El Enanito de Juana Mendoza, Duquesa de Béjar. Retratado por Alonso Sánchez Cohello en 1585, mientras ofrece chocolate a la futura duquesa de Béjar, no hadejado rastro biográfico, pero es uno de los primeros que aparece en la pintura española y pudo influir en Las Meninas.
Retrato de un enano anónimo por Juan Van de Harmen, pintor de origen flamenco nacido en Madrid en 1596 - Museo del Prado - Madrid.
Velázquez, Diego Rodriguez de Silva y
(Sevilla, 1599 - Madrid, 1660)








Don Antonio El Inglés (Velázquez, 1640-1645). De él habla José Moreno Villa en su obra Locos, enanos, negros y niños palaciegos. Contemporáneo de otro enano llamado Bonamie, aquí aparece en una obra del taller de Velázquez, aunque según otras fuentes no sería El Inglés, junto a un perro.


Aunque sus padres y hermanos eran de estatura normal y facciones correctas, la pequeña Eugenia parecía tener doce años cuando aún no había cumplido uno, y pesaba más de veinticinco kilos. Fue llevada a Madrid en compañía de sus padres y recibida por el mismísimo rey Carlos II, para empezar a vivir en el Real Palacio del Alcázar. Esa fue su infeliz fortuna.
Media España se interesó por esta pobre niña y su caso despertó gran interés. Fue publicado por al menos tres relaciones de sucesos publicadas en Valencia, Madrid y Sevilla, de los que se vendieron millares de copias, dado que en la época cobraban un morboso interés las rarezas y fenómenos extraordinarios de la naturaleza, descripción que se hacía con gran detalle sobre la robustez de la niña.
Eugenia era blanca y no muy desapacible de rostro, aunque a los seis años ya era tan grande como muchas mujeres en su madurez: su cabeza venía a ser como la de dos hombres, y su vientre era tan descomunal como el de la mujer mayor del mundo a punto de parir. Sus piernas, llenas de ronchas, eran grandes como los muslos de un adulto y tan gruesas que no dejaban ver sus naturales vergüenzas. Por último, sus pies, pese a que su tamaño estaba en lógica consonancia con el volumen de su enorme cuerpo, apenas la sostenían y la pobre niña andaba con gran dificultad.
Los anónimos redactores de estas descripciones insistían en presentarla como una auténtica niña gigante, pero en realidad se trataba de una niña con una obesidad excesiva, pues no era la talla sino el volumen lo que despertaba sensación. En realidad la niña padecía una enfermedad cuyos síntomas coinciden con los propios de un trastorno cromosónico y que hoy se conoce con como síndrome de Pradre-Willi. Esta dolencia, asociada a una deficiencia del crecimiento está caracterizada por la obesidad mórbida, hipotonía muscular, hipogonadismo y escoliosis, presentándose con frecuencia trastornos psiquiátricos como, por ejemplo, la hiperfagia o búsqueda compulsiva de comida.
No obstante, los mejores testimonios visuales de cómo era Eugenia Martínez Vallejo a los seis años de edad salieron de los pinceles de Juan Carreño de Miranda, pintor de cámara de Carlos II, quien por expresa orden del monarca retrató a la niña dos veces, una desnuda y otra vestida. En esta última ocasión la niña posó para el artista asturiano, ataviada con el rico traje de brocado encarnado y blanco con botonadura de plata al uso palacio, que le había regalado el propio monarca. Ambos cuadros formaron parte de las colecciones reales, siendo conocidos como “La Monstrua vestida” y “La Monstrua desnuda”.

La Monstrua desnuda- Eugenia Martínez Vallejo pintada por Juan Carreño; a los seis años de edad.

Por los motivos de posar como modelo para estos dos retratos, la niña pasaba muchos ratos al día con el pintor de cámara mientras éste la retrataba. Aunque es imposible saber como fueron las sesiones en las que la niña monstrua posaba en el aposento del artista, el pintor nos la muestra vestida y agarrando con cierta determinación dos piezas de fruta, testimonio de la ansiedad por la comida que padecen los enfermos que padecen el síndrome de Prader-Willi, y que seguramente la atormentaría mientras posaba.
Muy lejos ya de su Bárcena natal, más admirada que compadecida, y opuesta su rareza a la perfección cortesana, María Eugenia Martínez Vallejo ingresó en la particular familia de los que, llegaron a ser llamados tanto “gente de placer de palacio”, como “sabandijas palaciegas”. La llamada Monstrua compartió dicha condición con otras muchas personas que, víctimas de una deformidad física, una enfermedad mental, o una minusvalía intelectual, también habían sido llevadas a la corte de los Austrias.
Como la de sus más tristes compañeros de fortuna, la vida de la niña Eugenia casi no fue suya. En la mayor parte de los casos, en especial de los que quienes padecían alguna minusvalía física o mental, lo que podemos conocer de su biografía sin apenas episodios en los que los verdaderos protagonistas son quienes se divirtieron jugando con ellos, y tantas veces a su costa, o quienes ostentosamente proclamaron su riqueza, su belleza o salud rodeándose de ellos para sobresalir a causa de la desgracia ajena.


Francisco Lezcano (Velázquez, 1643-1645). Conocido como el Niño de Vallecas, el Lerzcanillo y el enano Vizcaíno, entró en palacio en 1634. Adjudicado al príncipe Baltasar Carlos, que en 1635 contaba seis años, acompañaba a éste y a su padre el rey Felipe IV durante las jornadas cinegéticas. Murió en 1649.
El Enanito de Juana Mendoza, Duquesa de Béjar. Retratado por Alonso Sánchez Cohello en 1585, mientras ofrece chocolate a la futura duquesa de Béjar, no hadejado rastro biográfico, pero es uno de los primeros que aparece en la pintura española y pudo influir en Las Meninas.
Sebastián de Morra;  Velázquez 1645
Óleo sobre lienzo.Museo del Prado, Madrid
"El niño ciego". Vázquez Díaz.


                                     

                         "Triste herencia". Sorolla.1899.
  


                                 LA LOCURA.

"La nave de los locos". El Bosco.



Théodore Géricault (1791-1824)


[loco5.jpg]


"El grito". Edvard Munch.














CATOLICISMO.
En el Antiguo Testamento Levítico 21:17-23, se puede leer: "Habla a Aarón y dile que ninguno de tus descendientes por sus generaciones que tenga algún defecto, se acercará para ofrecer el pan de su dios. Ningún varón ciego o cojo, o el que tiene una nariz plana o algo superfluo, o un hombre que se rompe de patas, o el que tiene una nariz plana o algo superfluo,  rotas o zurdos, o respaldados por las malas, o un enano, o que tiene una mancha en el ojo, o que tenga sarna, o empeine"
La limosna.
"Curación del paralítico". Murillo.

La lepra.




La pintura al temple sobre madera “La Virgen y el Niño” de Andrea Mantegna (1430-1506) parece representar un niño con rasgos que evocan los de la trisomía.

Síndrome de Down: El dato arqueológico más antiguo del que se tiene noticia sobre el síndrome de Down es el hallazgo de un cráneo sajón del siglo VII, en el que se describieron anomalías estructurales compatibles con un varón con dicho síndrome.También existen referencias a ciertas esculturas de la cultura olmeca que podrían representar a personas afectadas por el SD. 
La pintura de Sir Joshua Reynolds (1773) “Lady Cockburn y sus hijos”.

FENÓMENOS.

Antonietta Gonzáles fue una de las hijas del Petrus Gonzáles (1537-1618), y su esposa Catalina, ambos guanches de Canarias. A excepción de la madre, el padre y todos los hijos del matrimonio nacieron con una rara patología, que llegó a conocerse con el nombre de Síndrome de Ambras. 
Antonietta presentaba un desconocido defecto genético que provocaba que sus cuerpos estuvieran cubiertos con cantidades anormales de pelos de la cabeza a los pies, dándoles apariencia de animal mamífero o de hombre lobo.Su aspecto era semejante a la de un perro pequeño terrier.Dicha anomalía les condenó al ostracismo en su lugar de origen.











"Hombre elefante"









1 comentario:

Discapacidad en los medios chilenos dijo...

Que bueno este artículo,te agregaré y recomendaré en mi blog. Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...