29 noviembre 2010

Discapacidad visual y sexualidad.

Extraído de : "Sentir con los sentidos".


¿CAMINAMOS JUNTOS?
Las personas con discapacidad visual experimentan una gran pérdida de información no verbal, es decir, todo aquello que expresamos constantemente sin palabras a través de nuestro cuerpo. Esto les influye sobre todo en la primera toma de contacto con otra persona. ¿Quiere decir esto que no existe un primer contacto entre una persona con discapacidad visual con otra sin ella?. Este contacto sí que se establece, a través de la comunicación verbal y haciendo gestos que la persona con discapacidad visual tocará con sus manos para imaginarse cómo es su interlocutor.

Algunos consejos prácticos para iniciar una relación con personas con discapacidad visual son los siguientes:

Si intentas ayudar y no estás seguro exactamente de lo que hacer, pregúntale a un experto: ese a quien estás ayudando.
�Jamás cojas el bastón del ciego sin su previa autorización. Recuerda que es un medio de información fundamental para esta persona.
�Si vas a caminar con una persona ciega, no la agarres del brazo. Deja que ella agarre el tuyo. La persona ciega, por los movimientos de tu cuerpo sabrá cuándo se presentan obstáculos y de qué tipo. Para evitar sorpresas, la persona ciega puede preferir caminar medio paso detrás de ti.
�Háblale directamente a la persona ciega, en el mismo tono de voz que a cualquier otra persona. Para enfatizar que es a ella a quien le hablas, puedes tocar ligeramente su brazo.
�No te desesperes por sustituir palabras tales como ver, mirar y ciego, no las pases por alto, los ciegos también las usan corrientemente.
�Si vais a sentaros a la mesa, conduce la mano de la persona ciega al respaldo de la silla. A partir de ahí, ella sabrá cómo desenvolverse. Guíate por el sentido común para ofrecerle ayuda con la comida o para alcanzarle alguna cosa.

La mayor parte de las personas ciegas aprecian que tú espontáneamente y en voz baja le brindes la información sobre las cosas que ella no puede ver, como las características del lugar en que se encuentra, o de las personas que están con ella.
Al igual que en la sordera, no existe un efecto directo en la sexualidad de las personas con déficit visual. Pero sí tiene consecuencias en el desarrollo de la persona a la hora de establecer relaciones afectivo-sexuales.
Tienen más facilidad a la hora de recibir información sobre sexualidad que las personas con discapacidad auditiva, pero sus experiencias se limitan en el terreno visual.
Cuando se esté en un clima de intimidad, con una persona con discapacidad visual hay que tener en cuenta:
- La importancia de los estímulos auditivos: poner música suave, evitar ruidos estridentes…
- La importancia de los contactos táctiles.
- Optimizar los factores ambientales: poner velas de olor, mantener la temperatura idónea…

HAGAMOS UN PLAN
La sordoceguera impide o limita vivir patrones sexuales que se aprenden a través de la vista y del oído. Estos patrones se manifiestan a diario y repetidas veces.
La situación de una persona sordociega hace difícil que logre identificarse o sentirse de acuerdo a un patrón determinado. Esto es importante tenerlo en cuenta a la hora de tener relaciones sexuales con una persona sordociega porque puede interferir en la sexualidad. Habrá que avanzar en la relación de una forma muy cuidadosa, procurando crear un ambiente de confianza para evitar malas interpretaciones. Hay que poner especial atención a la comunicación ya que ésta requiere un código específico del lenguaje que dentro de las relaciones afectivo-sexuales cobra especial importancia.

Ten en cuenta:
- Es muy importante que la persona note que estás relajada/relajado
- Es mejor planificar entre ambas personas qué práctica sexual se va a realizar para evitar malos entendidos
- Crear un ambiente de confianza
- Optimizar los estímulos olfativos

LUCES ENCENDIDAS, ¡POR FAVOR!
Las personas sordas o con déficit auditivo necesitan tener las luces encendidas para leer los labios y para poder ver la lengua de signos. Dada esta necesidad, se hacen necesarias las luces durante la actividad sexual, a menos que ambas personas decidan lo contrario.
Aunque mantener las luces encendidas pueda parecer algo obvio, es importante comunicarle este detalle a tu pareja antes de comenzar la relación sexual. Hacerlo con las luces encendidas puede ser erótico y emocionante, pero es muy diferente para las personas que no están acostumbradas.
Esta cuestión no da lugar a discusión si el otro miembro de la pareja también es una persona sorda o con déficit auditivo. Es decir, sus experiencias comunes pueden crear un ambiente de comprensión.
Sin embargo, si necesitas hablar de este tema, ten en cuenta lo siguiente:

�Intenta encontrar un momento en el que te sientas cómoda/o. Si te parece importante comunicarte con tu pareja durante el acto sexual, habla de ello y coméntale que para ello es necesario dejar alguna luz encendida.
�Usa el humor, algo como: “¡ya sabes!, soy de esas personas que leen los labios con la luz encendida.”
�Antes de llegar más allá en la relación sexual prueba besando con la luz encendida, para que poco a poco tu pareja se vaya familiarizando con este tipo de ambiente.
Hablar de estos temas puede resultar algo difícil, pero con un poco de planificación y tratándolo con naturalidad no tienes por qué darle mayor importancia. Intenta, principalmente, conducir tú la conversación, basándote en tu nivel de comodidad con respecto a la situación, sin olvidar las preferencias y necesidades de tu pareja. Si tú te sientes bien, le transmitirás tu tranquilidad.

A tener en cuenta:
- La importancia de los estímulos visuales, y de la iluminación.
- El lenguaje corporal para la existencia de un feedback con respecto a la respuesta sexual.
- Crear un ambiente físico de confianza (por ejemplo cerrando la puerta con llave si es necesario para tener la certeza de que nadie va a irrumpir sin que la persona pueda darse cuenta de antemano).

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...