28 noviembre 2010

Juguetes sexuales y discapacidad.

Extraído de :"Sentir con los sentidos".
Autoras:Eva Martín González.Reyes Chamorro Moreno
El cerebro es el “órgano sexual” más importante y la piel es el “órgano sexual” más grande que poseemos. Debemos aprender a potenciar ambos para disfrutar plenamente de nuestra sexualidad.
En el caso de tener una discapacidad sensorial tenemos que ser muy conscientes de lo siguiente: todas las personas poseemos cinco sentidos.
El hecho de tener afectado uno o más de ellos no implica al resto. Generalmente las personas que tienen una discapacidad sensorial agudizan el resto de los sentidos que no se encuentran afectados. En el ámbito sexual se puede jugar con los estímulos sensoriales para sentir y ofrecer placer.
En el caso de ser una persona con discapacidad motora, recordemos que la piel es el más grande de los “órganos sexuales”. APRENDE a aprovechar el placer que te puede aportar el conocimiento de las caricias, roces, besos, cosquillas, masajes… de las cosas que te hacen sentir placer. Dependiendo de las características de la deficiencia se adaptarán a las zonas del cuerpo preferidas para la sensación de disfrute
¡RECUERDA! las zonas erógenas del cuerpo son ilimitadas,
EXPERIMENTA y DESCUBRE.
Los juguetes eróticos son un recurso muy apropiado para
experimentar con tu propio cuerpo. 
Te puede servir de apoyo para encontrar las zonas más sensibles de tus genitales, para fantasear con ellos, para incrementar la diversión en las relaciones de pareja, para obtener placer de forma individual… son de fácil adquisición y puedes encontrarlos de multitud de precios, formas, colores y funciones…
Es necesario saber que, si compartes los juguetes sexuales, debes mantener una especial higiene con ellos, limpiarlos tras su uso y utilizar preservativos para evitar la transmisión de enfermedades de transmisión sexual.
Estos artilugios sexuales no tienen por qué parecerse a la realidad, ya que no sustituyen a nada, se trata de un complemento, un medio más que nos puede ayudar a conseguir nuestro objetivo, un sano desarrollo de nuestra vida sexual.
La IMAGINACIÓN es el mejor afrodisíaco que existe. Las fantasías sexuales son reproducciones de imágenes fundamentadas en vivencias pasadas o una manera de dar forma sensible a las experiencias ideales. NO son una aberración sino grandes aliados de unas relaciones sexuales sanas y plenamente satisfactorias.Completan el mapa del amor y agregan las pistas que le faltan, pero sobre todo “entretienen la cabeza” permitiendo la concentración en las sensaciones placenteras, sin censura, aumentando la posibilidad de excitación erótica.

Todo el mundo vive, en mayor o menor medida, esas imágenes y pensamientos sobre temas sexuales que nos llevan a sensaciones muy placenteras. Por medio de las fantasías, podemos hacer todo lo que nos gusta, no hay límites y la imaginación y la creatividad se desbordan.
Comúnmente fantaseamos para hacer todo aquello que no nos atrevemos o no queremos hacer. Alguna gente, lucha contra esas imágenes al considerar que es algo impropio. Sin embargo, los pensamientos y figuraciones no son actos. Se puede, por ejemplo, fantasear con personajes de ficción y eso no quiere decir que hemos sido infieles.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...