12 diciembre 2010

BARCA.

Barca es de Caracas - Venezuela; y ofrece servicios sexuales a hombre con discapacidad.En su blog; se presenta de la siguiente manera:

"Me llamo Barca, como las que navegan por el mar. Soy una mujer madura y ofrezco sexo a hombres con problemas de discapacidad que vivan en Caracas, no importa qué tipo de discapacidad tengan. Soy muy especial con este tipo de personas porque considero que su estado no los exime de vivir una vida sexual plena. Es muy injusto que, por su condición, dejen de sentir lo que todo hombre desea. Estas personas necesitan experimentar sensaciones corporales -ser tocadas y besadas- y placer sexual".


AYUDA A UNA PERSONA DISCAPACITADA A TENER UNA VIDA CON SEXO.
"Si tienes un familiar -o un amigo- con problemas de discapacidad, coméntale de mí. Le puedes dar el link de este blog. Posiblemente él haya esperado esto desde hace mucho tiempo y la noticia de que yo existo lo haga feliz. Estoy dispuesta a escucharlo, a darle cariño y buen sexo. Ese discapacitado puede ser tu hijo o tu padre, o alguien que te importe mucho. Entonces, demuéstrale lo mucho que lo quieres permitiéndole vivir a plenitud, tal y como tú vives. Concédele un espacio para que la sexualidad sea el alimento que le esta faltando, el agua que saciara su sed de sexo, la misma sed que otros sienten y sacian. Ellos también tienen derecho al desahogo con lo que más desean: una mujer entre sus brazos. Unos labios besando los suyos, unos dedos acariciando su cuello... y más. ¡Mucho más!".
----------------------------------------------------------------------

Artículo del blog de Barca, una experiencia para reflexionar sobre la nueva ética en sexualidad y discapacidad.

LA PRIMERA EXPERIENCIA SEXUAL DE UN DISCAPACITADO A LOS 32 AÑOS.

"Una noche un amigo me contó su gran secreto: tenía un hijo parapléjico de 32 años. Mi amigo había tenido un accidente automovilístico y su hijo -que tenía, entonces, apenas 12 años- quedó muy grave. Salvó la vida, pero quedó atado a una silla de ruedas para siempre. Cuando tenía unos 28 años le confesó a un primo que lo que más le dolía era no haber conocido el sexo. El primo se lo contó al padre y éste no supo qué hacer y no lo habló ni con su hijo, ni con su esposa. Algo tan delicado era tabú. Estábamos cenando cuando decidió contarme su drama y el estado de culpa que le producía el no proporcionarle sexo a su hijo mientras él tenía una vida sexual muy satisfactoria. Le pregunté que por qué no lo llevaba con una prostituta. "Ese tipo de mujeres no son las adecuadas para mi hijo. No me gustan".

- Vaya, no te gustan porque a ti te sobran mujeres, pero tu hijo daría la vida por estar con una prostituta porque, en sus condiciones, no la tiene nada fácil.

La cena terminó en medio de una gran tensión. Su egoísmo con su propio hijo me amargó la noche. Luego de un mes lo llamé por teléfono.

- Te llamó porque quiero que traigas a tu hijo a mi casa. Quiero darle sexo.

Se quedó mudo. No reaccionó. Colgué el teléfono para darle tiempo. Una hora después me llamó:

- ¿Cuándo y dónde?

- En mi casa, esta misma tarde si quieres.

- Esta tarde, no. Quiero hablarlo con él.

Al día siguiente me aviso que podía traerlo a mi casa esa misma tarde. Su hijo estaba de acuerdo. A eso de las 4:00 PM llegaron. El hijo aparentaba más de 32 años, bastante guapo. Nos presentaron y le pedí a mi amigo que nos dejara solos, que yo lo llamaría para que pasara recogiéndolo.
Al quedarnos solos hice lo humanamente posible porque aquello fuera lo más normal del mundo para los dos puesto que ambos vivíamos una primera vez. Lo acaricie y lo bese. Me sorprendió que apenas, ante esas primeras caricias, se puso excitadísimo, a punto de eyacular si su pene hubiera tenido erección; pero no la tenía y, a pesar de no tenerla, gemía de placer. En pocos minutos había alcanzado un orgasmo y luego otro y otro y otro. Tanto tenía dentro que apenas un roce, apenas un beso, apenas una leve caricia, lo enloquecía. Así nos quedamos por unas horas que me agradeció de mil maneras ya que por años había estado soñando con ese momento que creyó imposible dada su condición. Lo vi muchas veces más, hasta que sus padres se mudaron a Estados Unidos y se lo llevaron consigo. Hoy nos comunicamos por Skype y tenemos ciber sexo, que él disfruta bastante. Aprendió a usar muy bien la imaginación, más si tiene el estímulo de mis palabras.

Su padre se comprometió a que la vida sexual de su hijo seguiría siendo la misma que vivió conmigo. Y lo ha cumplido: una mujer -madura también- le proporciona sexo y según me cuenta, "me lo hace rico". Después de esa primera vez se volvió un experto y no sólo recibe placer, también lo da."


ENLACES
Blog de Barca: "Sexo y discapacidad masculina"
Correo electrónico: sexoydiscapacidad@gmail.com
Twitter: @SexDiscapacidad

1 comentario:

Anónimo dijo...

Barca, querida amiga (déjame que te llame amiga y que te califique como "querida", porque desde ahora mismo así te considero y así te trataré), acabo de leer esta página de tu blog y quiero apresurarme a felicitarte y darte las gracias por tu generosidad y por tu sensibilidad...
No, yo no soy ningún discapacitado, y puedo tener una sexualidad normal y diría que hasta hasta "fácil", ya que no sé bien por qué (y no es arrogancia ni machismo mal entendido) no me es difícil llegar a intimidar con una mujer...
Pero ésto no siempre fue así... Durante muchs años (me liberé de ataduras, sobre todo de falsas ataduras morales y religiosas, cuando tenía cerca de 40 años), yo fui un "discapacitado moral" y el sexo era un tabú insuperable... Explicar el porqué requeriría otra pluma y muchas páginas y, por supuesto, otro lugar y momento... Por éso me resulta especialmente admirable tu forma de ser y de desmitificar la sexualidad en las personas que, por razón de su condición física, tienen determinadas dificultades para gozarla, para expresarla, en definitiva, para vivirla...
Que haya personas que, como tú, sean capaces de pararse a pensar en que todos los seres humanos tenermos esa misma necesidad, independientemente de cual sea nuestra condición física, y que sean capaces de poner cariño, ternura, dedicación, sensibilidad un amor muy especial para que puedan gozar, sentir y realizar su sexaulidad, digo, que todo esto hace que me pongo simbólicamnete en pie y me quite el sombrero ante tí...
No te conozco y es probable que nunca podamos conocernos, pero éso importa poco ahora, lo que sí quiero que sepas y que sepas que lo que te digo nace de lo más hondo de mi corazón, es que te felicito y que, en mi nombre (tu ejemplo me hace sentirme bien y creer todavía en que este mundo puede tener arreglo), pero sobre todo en nombre de todas aquellas personas a quienes haces tanto y tanto bien, te doy las más sinceras, sintidas y expresivas gracias...
Personas como tú debieran declararse patrimonio necesario de la humanidad... y digo humanidad y subrayo esta palabra.
Recibe mi admiración, mi gratitud y un beso enorme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...