07 diciembre 2010

"El sexo de los ángeles".

Alfredo Fierro.
Cático de Psicología,
Universidad de Málaga


¡El sexo de los ángeles! Es el ejemplo tópico de cuestión escolástica irrelevante. Aquí, propuesto y acatado como título, adquiere tintes de ironía al dar a entender, por el contrario, que se trata de un tema en absoluto irrelevante: que envuelve una realidad dramática, aludida en pirueta de ironía quizá para evitar hundirse en ella y para salir mejor a flote. Tal realidad ha sido -y en buena parte continúa siendo la de una sorda represión de la sexualidad en los jóvenes y adultos con retraso mental. El drama es que por debajo de metáforas como la de los ángeles se enmascaran exclusiones que se les ha hecho padecer.

Metáforas y tópicos.Los ángeles constituyen imagen de lo sagrado, pero también metáfora disimuladora de tabúes y exclusiones. Al atribuir a niños o adolescentes la calidad angélica se les supone carentes no ya de competencia o capacidad sexual, sino también de cualquier apetencia. Es una forma sutil-  no tan sutil, pues resulta descarada- de marginación. Más frecuente que el atributo angélico, sin embargo, ha sido el de la perenne infancia.  "Los niños que siempre serán niños", ha llegado a decirse y hasta a escribirse en un libro, por lo demás, cálido y simpático. Pero con el tópico de su imperecedera infancia se les rehusa el acceso a una vida adulta y también a una
vida sexual. Se comprende, por lo demás, el atractivo del tópico y las consecuencias que se derivan de él.  El niño con retraso es mejor aceptado en la sociedad que el adulto con retraso: plantea menos demandas, genera menos problemas, es más fácil de manejar.
El deseo, no infrecuente en padres y profesionales, cuando no voluntad por mantener en la infancia al adolescente con retraso, no le pasa inadvertido a éste, que lo percibe muy bien y se sentirá tentado, en consecuencia, a conservar rasgos infantiles. El adolescente a quien se dirige el mensaje de "mejor seguir siendo niño",  queda aprisionado en un dilema: o manifiesta su sexualidad con peligro de ser rechazado; o la inhibe para ganar así la aceptación de quienes le rodean. Dada la extrema dependencia de estas personas respecto a los demás y su limitada capacidad para afrontar problemas, resulta altamente probable que opte por la aceptación social con renuncia al sexo. Es probable que el joven así tratado opte por colocarse las angelicales alas que todos le atribuyen y ocultar sus atributos sexuales humanos. Una observación superficial podría entonces señalar su desinterés por lo sexual, ignorando con eso el proceso profundo que le ha llevado a  tal desinterés sólo aparente. 

Sin embargo, a poco que se rastree por debajo de esa superficie asexuada, se encontrará allí un joven tan interesado en el sexo como como cualquier otro.



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...