19 diciembre 2010

«Voy en silla de ruedas, pero uso tacón, me maquillo y tengo orgasmos»

CHELO TUYA | Gijón.
http://www.diagramconsultores.com

Entrevista a Sila Murillo 
Presidenta de la Asociación de Mujeres con Discapacidad Amdas La Fonte.
«Sentí vergüenza el día de la discapacidad: nos exhibieron como a monos de feria para, los 364 días después, seguir siendo invisibles»
«Soy socialista, pero no callo: la dependencia se llevó mal. Estoy encantada con Noemí Martín en Bienestar»
«Los discapacitados necesitamos la figura del asistente personal. Yo no quiero que mi marido me lave»
«Al nuevo arzobispo le digo que voy a misa con fe y comulgo, pero que estoy a favor del aborto y casada por lo civil»


 Una negligencia médica convirtió a esta asturandaluza, virtuosa en baile flamenco y, en aquel momento, joven madre de dos niños pequeños, en una usuaria de silla de ruedas. El error médico le sirvió, según confiesa, para empezar a andar por la vida. Tanto que, 27 años después, Sila Murillo es hoy una recién casada con su amor de juventud, abuela de dos nietas a las que adora, presidenta de la Asociación de Mujeres Discapacitadas de Asturias, Amdas La Fonte, portavoz de la mujer en los principales foros de discapacidad y, sobre todo, el 'pepito grillo' de las administraciones asturianas. Exige, por encima de todo, la igualdad, no sólo entre hombres y mujeres, sino entre discapacitados y los que no lo son.


-104.500 asturianos con discapacidad y aún no se cumple la Ley Accesibilidad (de 1995) mientras la de la Dependencia (2007) va a trompicones. ¿Cuántos tienen que ser para que les hagan caso?
-Estoy completamente de acuerdo. Es verdad que en los últimos años se ha mejorado mucho, pero todavía hay tanto por hacer...

-Esa fue la cantinela de los políticos en los actos del Día de la Discapacidad, el 3 de diciembre.
-Ese día me sentí avergonzada. Nos exhibieron como a monos de feria.

-Perdone, pero ¿no se trataba de eso precisamente? ¿de que la discapacidad fuera visible?
-Sí, pero los 364 días siguientes seguimos siendo invisibles. Estoy en contra de que se celebre ese día, porque sé qué pasa los otros 364.

-Y ¿qué pasa el resto del año?
-Pues que hay que tener muchos ovarios, o lo otro, en el caso de los hombres, para tirar de una silla de ruedas. No obstante, nosotras somos doblemente discriminadas y, si vives en la zona rural, el triple.

-¿Por qué?
-Pues porque, a pesar de estar en el siglo XXI, la mujer en silla de ruedas es invisible. Ayer mismo vi en un escaparate unos zapatos que me gustaban. Pues bien, tuve que comprarlos desde la calle, donde la dueña me ayudó a probarlos, ya que el local tiene un escalón que no puedo salvar con la silla.

-Hay quien se pregunta que para qué usa usted tacones.
-Ya lo sé. Y sandalias, en verano. Y que lleve pintadas las uñas de los pies. O de las manos. Si hasta a veces, cuando voy sola, me tocan la cabeza y me dicen 'qué guapina', con ese tonito que... O si voy con el perro, me sueltan que 'vaya bien, ¿eh?, ya tienes compañía'. Aunque sé que no es con maldad, es un proteccionismo que me hace saltar de la silla. De rabia, claro, porque yo no me puedo levantar, que es una cosa que también me preguntan mucho. Incluso los médicos.

-¿Qué médicos?
-Pues alguna vez, hace años, al ir al ginecólogo. A la hora de pasar a la mesa me decían ¿se puede levantar? ¡Pues claro que no! Y luego venía lo peor, ya que tenían que venir dos celadores, levantarme, tumbarme, quitarme la ropa, hasta el pañal, y sujetarme las piernas mientras el médico me exploraba, porque no había estribos con sujeción. Afortunadamente, eso cambió, ya que las mujeres con discapacidad hemos reivindicado mucho. Pero si nos negaban hasta la píldora.

-Quizá porque pensaban que la tetraplejia implicaba infertilidad.
-No. Porque las mujeres en silla de ruedas somos invisibles y, además, para la sociedad asexuadas. El ginecólogo que me lo dijo, y lo denuncié a EL COMERCIO cuando ocurrió, lo hizo porque siendo tetrapléjica 'usted para qué va a tener relaciones, si no siente nada'. Y no sólo me lo dijo a mí, sino también a otra joven. A él le dije lo que digo a todas en el curso de sexualidad que damos: somos discapacitadas, pero mujeres. Yo me maquillo, uso tacones y tengo orgasmos. Porque el placer sexual no está entre las piernas, sino en el cerebro. El problema es que no nos ven.

-Pero usted acaba de casarse.
-Porque Sigi es mi amor de juventud. Nos reencontramos treinta años después y, aunque había una silla de por medio, él no la vio. Ni la ve hoy.

-Sin embargo, dentro del colectivo de la discapacidad no todos piensan igual.
-Por eso damos cursos, porque hay mucho desconocimiento, además de discriminación. El 99% de las mujeres que sufren una discapacidad estando casadas son abandonadas. Sin embargo, los divorcios si el discapacitado es él no llega al 5%. Por eso, la sexualidad es clave para alcanzar la normalidad.

-¿Hubo un parón en la gestión durante su etapa al frente de Bienestar?
-Soy socialista, pero no callo. La dependencia se llevó mal, no es normal que se tardara años en valorar y que, hoy, estén dando salida a expedientes del año pasado. Por eso digo que estoy encantada con Noemí Martín, para la que pido confianza, porque dinero hay poco.

-¿Se quejan ustedes poco porque están apesebrados? Supongo que es difícil ir en contra de la Administración que le paga la sede.
-Toda la razón, pero yo nunca callo. No lo dijo yo, sino que cuando vamos a cualquier sitio siempre dicen 'espera, que falta el pero de Sila'. A ver, hay mucho por hacer, cierto, pero también hemos avanzado mucho y, realmente, gracias a que se aplicaron políticas desde la izquierda, muy sociales. Pero yo me quejo. Por ejemplo, tienen que poner ya la figura del asistente personal. Para los discapacitados, que no somos dependientes, es clave. Yo no quiero que mi marido me lave.

-Pero, lo que más piden los beneficiarios de la dependencia es la paga para que el familiar le cuide.
-No estoy de acuerdo. Debemos tener atención profesional. Entiendo que esas mujeres, que toda la vida han cuidado de su familiar, ahora cobren. Pero no 180 euros: un sueldo digno, horario y vacaciones. No limosna.

-Hablando de limosnas, tenemos nuevo arzobispo.
-Yo le digo que voy a misa con fe y comulgo, pero que estoy a favor del aborto y casada por lo civil.

-Eso es pecado. Igual no le dan más la comunión
-Si eso pasa alguna vez, te llamo. Ya sabes que yo no me callo.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola preciosa Sila, muy bonito tu blogs, pero no estoy de acuerdo con que se vaya diciendo a todo el mundo que vas en silla de ruedas, usas tacón, te maquillas y tienes orgasmos, mas pareces una actora de circo.
Das risa, porque dirán, usas tacon porque no andas, pero para que, y por qué los cojos tenemos que ir diciendo de lo que somos capaz y de lo que no, las gentes que caminan no van diciendo de lo que son capaz o no lo son, ¿así queremos ser iguales a los de más?
Ve por la vida demostrando de lo que eres capaz, no soltando por la boca de lo que eres o no eres.
Siento ser tan dura, pero eso me salpica a mi tambien, tambien estoy en una silla, pero no digo a nadie si tengo orgasmo o no, y pintarse... no todo el mundo que camina se pinta, eso es opcional.
Saluditos cariñosos, colega.

andrea dijo...

A Sila y a todas y todos los que,como Sila piensan,dicen,sienten,opinan,"ven"su discapacidad de esa manera o desde ese lugar.
Es maravilloso lo que acabo de leer!!!me ha emocionado tanto como desear pedir/exigir a los estados y gobiernos de todo el mundo que cada una de las demandas que SIla en el reportaje,detalla sean YA!!!puestas en marcha!
Por SIla,por sus tacones,pòr su maquillaje,por sus orgasmos,por sus broncas,por sus reclamos,por eso y por mas!
Acá en Argentina,decimos:TE BANCO!!!LOS/LAS BANCO!!
Abrazo!Andrea Peirano

SILA dijo...

Hola: como expuse en una de tantas entrevista que me hacen en prensa y de lo que no me arrepiento,yo hace 27 años que un accidente me dejo p0strada en una silla de ruedas, os puedo asegurar que el camino ha sido muy largo hasta llegar al monto de escribir estas notas, son muchas las barreras que nos han puesto a las Mujeres, a mi me ha llegado a decir un "Ginecologo" que para que queria tomar anticonceptivos si yo era paraplejica (claro que ese doctor no sabia que el sexo esta en el cerebro y no en ......)bueno ya me compendeis
Yo no soy doctora en nada a mi me enseño la vida y una cosa puedo decir: el sexo son beso abrazos y muchas mas cosas, y hasta decir te quiero siempre que estes con la persona AMADA
SILA

Rosa Sanchis dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rosa Sanchis dijo...

Hola Anónima, con todo el cariño de una que anda con los pies (pero que seguro que tiene discapacidades en muchas otras cosas),
Ni Sila da risa ni parece una payasa. Lo que parece es una mujer enorme, valiente, que exige sus derechos y reivindica con valentía que las mujeres con discapacidad existen y que tienen todo el derecho del mundo a disfrutar de su cuerpo y de su sexualidad. Me ha encantado leerte, Sila!
Un gran abrazo!

Juanita_Navaja dijo...

hola... realmente el testimonio de ella es fundamental... no basta solo con creer que uno es capaz... también es necesario decirlo, porque existen personas que no se dan por enteradas hasta que no se les habla.
Yo tengo 22 años, jamas he sido muy liberal, no me siento a gusto con mi cuerpo, también estoy en silla de ruedas... y ahora me enamore de un tipo liberalisimo que piensa que el sexo es un material fundamental en una relación... yo quier sexo con el, lo deseo de sobremanera... pero temo no sentirlo... como dijo Sila, también pienso que el poder de la mente es lo fundamental, ordenar al cuerpo a sentir al otro, pero tengo miedo. En todo caso Sila eres una mujer ejemplo para muchas que recien... comenzamos este batallazo. Yo camino con la mente por si quieren saberlo, escribo poesía y eso me ayuda a liberal mis prisioneras piernas, mi madre dice que es solo actitud. Ahora que me resta... querer a mi novio, desearlo mas y dejarme llevar... si pueden darme algunos consejos serian para mi muy utiles.
Constanza

No dijo...

SE TE NOTA QUE ERES UNA MUJER MUY FUERTE Y OPTIMISTA. ESPERO QUE SIGAS ASI Y NO TE DEJES LLEVAR POR LOS OBTACULOS. SALUDOS!

Benito Betancourt dijo...

Me parece que Anónima está, muy fuera de lugar. Las personas que no tienen fuerza de voluntad, animo, ni mucho menos ganas de salir adelante es, mas para mi, una persona discapacitada. Si me tocara enamorarme de una discapacitada, me gustaría también que tuviese orgasmos, que se pintara y, usara tacones, no importa como, pero que lo haga. A diario hablamos de orgasmos, maquillaje y estética, ¿por que no puede hablar de eso una mujer que esté en silla de ruedas? Que dios me envíe una mujer buena, no me importa como me la envíe, solo que sea buena.

Besos a todas las mujeres que están en silla de ruedas.

Dios, naturaleza y mujer...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...