12 enero 2011

El dolor y su tratamiento a través de la historia.

Revista de la Sociedad Española del Dolor

versión impresa ISSN 1134-8046

Rev. Soc. Esp. Dolor v.12 n.6 Narón (La Coruña) ago.-sep. 2005

Autores: J. Pérez-Cajaraville,D. Abejón, J. R. Ortiz y J. R. Pérez.



¿SON REALMENTE LAS UNIDADES DE DOLOR UN "INVENTO" RECIENTE?
Desde su propio nacimiento, la humanidad viene luchando contra el dolor. Este compañero innato de la vida, que la acompaña desde el origen -tal como legitima la bíblica frase "Parirás con dolor"- también fue definido con cierta poesía por Albert Schweitzer que lo llamó "el más terrible de los Señores de la Humanidad".
Tan antiguo es su tratamiento que en "La Odisea", Homero describe acerca de un medicamento que "tomado con el vino producía el absoluto olvido de las penas". Plinio el Viejo especuló que esa droga debía ser la borraja (Borago officinalis), planta medicinal con larga trayectoria en estos usos.


INTRODUCCIÓN


El dolor y enfermedad han sido un binomio lacerante que ha acompañado al hombre a lo largo de toda su historia. Anestesia y analgesia son ciencias tan antiguas como la propia humanidad. Etimológicamente "pain", en inglés, deriva de "poena" en latín, que significa "castigo" y "paciente" deriva del latín "patior": el que aguanta o soporta sufrimiento o dolor.

Para ver el Artículo al completo:



"El arte de la vida
 es el arte de evitar el dolor" . 
Thomas Jefferson.


La enfermedad, alteración más o menos grave de la salud, ha sido motivo de representación especialmente pictórica. Vemos a continuación algunos ejemplos en los que muestran cómo el dolor físico también puede acarrear el dolor emocional.
El dolor físico y psíquico se aprecia en los rostros de los protagonistas pero también en el de los seres queridos que los acompañan y atienden. Enfermos y convalecientes mostrando su dolor han sido modelos recurrentes a lo largo de la historia de la pintura.

Baco enfermo, Caravaggio, 1593-94 Óleo sobre lienzo, 67 x 53 cm.
El niño enfermo, Gabriel Metsu, 1660, Óleo sobre lienzo, 32 x 27 cm.
Convaleciente, Sir John Everett Millais, Óleo sobre lienzo, 78,8 x 64 cm.
El convaleciente, Charles Auguste Émile Duran, 1860, Óleo sobre lienzo, 99 x 126 cm.
El enfermo imaginario, Daumier, 1863, Óleo sobre lienzo, 27 x 35 cm.
Convaleciente, Degas, 1872-77, Óleo sobre lienzo, 65 x 47 cm.
Niña enferma, Christian Krohg, 1880, Óleo sobre lienzo
El niño moribundo, Hans Heyerdahl, 1881, Óleo sobre lienzo
La niña enferma, Munch, 1885, Óleo sobre lienzo, 119,5 x 118,5 cm.
El niño enfermo, Arturo Michelena, Óleo sobre lienzo, 1886, 80 x 85 cm.
Primavera, Munch, 1889, Óleo sobre lienzo, 169 x 263,5 cm.
Ciencia y caridad, Picasso, 1897, Óleo sobre lienzo, 197 x 249'5 cm.
El doctor, Sir Samuel Luke Fildes, 1891, Óleo sobre lienzo, 166 x 241 cm.
La muchacha enferma, Félix Vallotton, 1892, Óleo sobre lienzo, 70 x 100 cm.
Convaleciente en el jardin, Tissot, 1896, Óleo sobre lienzo
El niño enfermo, Pedro Lira, 1902, Óleo sobre lienzo, 102 x 137 cm.
Convaleciente, Hale, 1906, Óleo sobre lienzo
María enferma, Sorolla, 1907, Óleo sobre lienzo, 61 x 91 cm.
Convaleciente, Gwen John, 1918, Óleo sobre lienzo, 33,7 x 25,4 cm.
El niño enfermo, Dalí, 1921, Óleo y aguada sobre cartón, 57 x 51 cm.
La convaleciente, María Blanchard, 1930-32, Pastel, 100 x 73 cm.
Autorretrato Rojo, Utermohlen, 1996, 46,5 x 33 cm.
La convaleciente, Joan Abelló i Prat, Óleo sobre lienzo, 116 x 81 cm.
Dolor agudo, Baruch Elron

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...