14 febrero 2011

Libro: "El acceso al sexo.El Kamasabili".

Autor: Bruno Tescari.

copertina del libro
ROMA - Bruno Tescari ha recogido en su último libro las experiencias directas de algunas discapacidades físicas y los padres de algunos enfermos mentales. Ofrece un vistazo de cómo se vive la sexualidad desde los tabúes morales y culturales. La sexualidad de las personas con discapacidad es un tema que es difícil de hablar sin incurrir en actitudes políticamente correctas o implícitamente sectarias. 

Sobre esta base, Bruno Tescari, presidente de la liga y vicepresidente de Pez Arco Iris (Federación Italiana para la superación de la discapacidad) escribió "El acceso al sexo Kamas".El libro se ocupa de traer 23 entrevistas con personas con discapacidad acompañadas de numerosas ilustraciones de Anna Benedetti.

Hablamos de, aparte de falsa modestia y los prejuicios, sino simplemente con la intención de someter a una serie de testigos, como una alternativa a los discursos puramente académico, que son muy distantes de lo que realmente vivió la esfera de la sexualidad por todos, incluidas las personas con discapacidad. 

Un libro que quiere pasar la palabra a los directamente afectados, dándoles la oportunidad de contar y decir cómo tener relaciones sexuales y qué obstáculos encuentran para hacerlo. La intención del autor, como se indica en la introducción, es superar la percepción errónea de que las personas con discapacidad viven una sexualidad diferente a la de los demás.



El hilo común que surge en la mayoría de las pruebas se refieren a la incomodidad inicial con el enfoque de su pareja debido a las dificultades de movimiento y la gestión del cuerpo. Otro aspecto, que es compartido por muchos de los encuestados, se refiere a la mayor seguridad que cobran en el caso de las relaciones estables. Esto se debe a que, en general, el tiempo ayuda a lograr una armonía  con su pareja, que podría exceder los límites relacionados con el hecho de que no puede hacer ciertos movimientos o poca sensibilidad de ciertas partes del cuerpo.


Muchos de los encuestados con discapacidad que informan de sus primeras experiencias fueron marcados por una cierta vergüenza. Las personas con discapacidad deben superar la herencia cultural que es el protagonista masculino de tener "baile sexual", pero una vez que ganó, este límite de tipo mental, sin duda puede obtener una mejor comprensión de sí mismos y cómo alcanzar el placer.


En cuanto al caso de las personas con discapacidad mental, el discurso es más complicado, ya que se presenta un obstáculo en la mayoría representado por las dificultades que muchos padres tienen para satisfacer las necesidades sexuales de sus hijos. Sucede a menudo es la familia la que  inculca una cultura de rechazo al sexo, una imagen negativa que inevitablemente afectará a las relaciones  íntimas y las discapacidada.






Enlaces:

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...