14 abril 2011

"Cuerpos diferentes. Sexualidad y reproducción en mujeres con discapacidad"

Por: María Esther Mogollón





Cuerpos Diferentes: Placer  y  Sexualidad. 
"Es necesario separar en este análisis, los derechos sexuales y reproductivos.
Los derechos sexuales contienen una serie de derechos que reconocen y garantizan el respeto a la libertad sexual, a la salud sexual, a la autonomía, a la integridad  y seguridad sexual del cuerpo, a la privacidad, al placer, a la expresión sexual emocional, a la libre asociación, a la toma de decisiones reproductivas libres y  responsables, a la información basada en el conocimiento científico y a la educación sexual integrada, entre otros.

Los derechos sexuales pueden clasificarse como términos en construcción, que se ubican dentro del marco de los derechos humanos a la vez  reconocidos por instrumentos internacionales firmados y ratificados por los gobiernos. Pero no son ellos,  sino se hacen desde la cotidianidad y las vivencias de las personas.
Asociado a la "asexualidad" de las personas con discapacidad, aparece "ausente, desaparecido" el asunto del   placer sexual, según expresa Tepper.  El ejercicio de la  sexualidad en nuestra sociedad es tomada como privilegio del blanco/a, heterosexual, joven, y no discapacitado. El placer sexual,  se entiende entonces como una  recompensa por adquirir un  producto perfecto. La sexualidad como fuente de placer no se reconoce para las poblaciones que comunmente han estado marginadas en la sociedad.

Contribuye a esta mirada,  el que se mantengan mitos y falacias en torno a la sexualidad y el placer. El punto de vista que relaciona la sexualidad con la reproducción, y en este caso de la reproducción de la "persona normal" la que  disfruta al máximo su ciudadanía, ha servido para mantener la exclusión de las personas con discapacidades. Otro mito es  el punto de vista cultural que expresa que el sexo es fuente de peligro y por ello se piensa que a las personas con discapacidad hay que protegerlas, especialmente a las mujeres. De esta manera estas personas no son consideradas para la reproducción,  menos aún se piensa que son capaces de vivir el sexo para el placer. 
En los aspectos afectivos y sexuales, muchas veces al interior de los hogares se asume que las mujeres con discapacidad son seres asexuados. No se entiende que tenga deseos sexuales y necesidades afectivas de pareja, las familias desconfían mucho de quienes se acerquen a ellas por temor a que sean  burladas. 
Con la discusión de la sexualidad en un tono más sincero y abierto se habla ya de la sexualidad de las personas con discapacidad para  asumir que tienen una vida sexual activa y sobre todo que tienen derecho a ejercerla.
A pesar de las dificultades muchas mujeres con discapacidad, escogen ser sexualmente activas, en ellos se asumen las privaciones que producen el tener un cuerpo diferente,  por ejemplo: algunas posiciones para las relaciones sexuales, y fantasías eróticas de las que disfrutan quienes no tienen estas discapacidades físicas, así como la percepción de la menstruación, Algunas cuentan que los factores culturales  de tener relaciones sexuales espontáneas les resulta limitante, pues ellas necesitan algún acomodo para ejercer la relación".




No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...