24 abril 2011

Película: "Oasis".

Título: Oasis
Año: 2002
Género: Drama / Crítica social / Romántico
Temas: Marginalidad / Amor antisocial / Problemas de comunicación
Dirección: Lee Chang-dong
Guión: Lee Chang-dong
Reparto: Sol Kyung-gu (Jong-du), Moon So-ri (Gong-ju), Ahn Nae-sang (Jong-il)


Jong-du, un hombre con una leve discapacidad psíquica, acaba de salir de la prisión después de cumplir condena por un atropello accidental. Al volver a casa, su familia no lo recibe precisamente con los brazos abiertos, pero aun así él tratará de adaptarse. Un día decide hacer una visita a la familia del hombre muerto en el accidente, y conoce su hija, Gong-ju, que sufre parálisis cerebral, y a quien su hermano está abandonando en un miserable apartamento. Jong-du y Gong-ju pronto mantendrán, después de un primer encuentro conflictivo (él intentará violarla), una relación amorosa que sufrirá la incomprensión de aquéllos que los rodean.


La película consigue un efecto de realidad muy potente basándose, sobre todo, en las interpretaciones de los actores, Moon So-ri, que hace un extraordinario ejercicio de transformismo (por el cual se le otorgó el premio Marcello Mastroianni (1) en la Muestra), y Sol Kyung-gu (2)(tan merecedor de elogios como su compañera de reparto), capaz de dar vida a un personaje ambivalente, entrañable a la vez que antipático. Parte del mérito también se lo tiene que llevar Lee Chang-dong, que se distingue por dirigir magistralmente a los actores en todos sus filmes, y por aplicar un estilo de dirección sobrio y efectivo, que no destaca en pantalla más de la cuenta, dejando lucir a los artistas, ni se impone a la hora de trabajar, dándoles una agradecida libertad de movimientos. Por debajo de eso, el 'realismo' propiamente dicho proviene del guión, con una estructura más débil que en anteriores ocasiones en el cine de Lee, con una narrativa no tan ligada a la causalidad de los hechos, y que dibuja con detalle unos personajes profundos, a la vez que perfila un comentario social no precisamente amable en torno a un tema delicado en Corea del Sur como es el de la gente discapacitada. En eso último, hay que aplaudir el atrevimiento de Lee, por hacer de estas personas los protagonistas únicos de la historia, sin intermediarios, y mostrar sus sentimientos amorosos e, incluso, su sexualidad, dejando a un lado cualquier paternalismo. Por eso, y por "la audacia y el coraje de su imaginativa exploración de las dificultades de comunicación", tal como lo resumía el jurado del galardón FIPRESCI.







No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...