27 mayo 2011

Sexualidad y Discapacidad: Mitos y Realidades

Por Cory Silverberg , Guía de About.com




Hay muchos mitos sobre la sexualidad y la discapacidad.
El mito más grande de todos, es que las personas con discapacidad son todas iguales, y que se puede hablar de ellas como un solo grupo. Esto es completamente falso. No hay una cosa que se puede decir de las personas que viven con discapacidad, no todos tienen la misma experiencia o la misma perspectiva. Pero muchas personas con discapacidad son tratadas de la misma manera por el mundo sin discapacidad. Y son estas actitudes, las barreras físicas, emocionales y psicológicas; el mayor obstáculo para la expresión sexual completa.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Mito: Las personas con discapacidades y enfermedades crónicas no son sexuales.
Realidad: Todos los seres humanos son sexuales, independientemente de la forma en que expresamos nuestra sexualidad. Las personas con discapacidad se les niega los derechos sexuales, en parte, para mantenerlos fuera de la sociedad en general, y probablemente en parte porque las personas con discapacidad son tratadas como si fueran niños, y los niños también están excluidos de tener derechos sexuales. Las personas que viven con discapacidad son sexuales y expresan su sexualidad de una manera tan diversas como todos los demás, aunque no se llega a ver esto porque la cultura dominante sólo nos muestra una imagen de la expresión sexual.



Mito: Las personas con discapacidades y enfermedades crónicas no son deseables.
Realidad: Lo que nos convierte en "sexualmente deseables" es único para cada individuo. Estamos llevado a pensar que el sexo es para la joven y bella, que si no se pareces a una  supermodelo, nadie te quiere; o si no puede producir el Punto-G orgasmos múltiples en el momento justo o llevar ser un semental, no eres digno de ir a la cama con otra persona. Ninguno de nosotros suele cumplir con estos estándares, y el deseo se sustenta con una mezcla imprevisible de cosas (mirada, personalidad, valores, etc.). 



Mito: Hay una manera correcta y una manera incorrecta de tener relaciones sexuales.
Realidad: La verdad es que no hay reglas en cuanto a qué es el sexo (aunque me gustaría sugerir el hecho de que ser consentidas entre adultos es una de ellas). El sexo no tiene que parecer, sonar, u oler a otra cosa. Algunas personas dicen que el sexo debe ser espontáneo, y que puede ser difícil si se tiene una discapacidad. Pero el hecho es que todos, en mayor o menor medida pensamos y en él.



Mito: Las personas con discapacidad y enfermedades crónicas no pueden tener sexo "real".
Realidad: De ello se deduce que si hay una manera correcta de tener relaciones sexuales, y usted no puede tenerla, entonces no se puede tener sexo real. Es cierto que no todos pueden correr por la playa, rodar en la arena con música de fondo y tener un jugueteo sexual sin despeinar nuestro cabello. También es cierto que no todos queremos hacer eso. La mayoría de nosotros tenemos relaciones sexuales incómodas, torpes, la mayoría de nosotros se masturba mucho más de lo que tienen relaciones sexuales con otras personas, y la mayoría de nosotros no habla de ello. Por lo tanto, pretender que hay un "verdadero" tipo de relaciones sexuales, y de lo contrario, no se puede jugar el juego: Esto es simplemente falso.



Mito: Las personas con discapacidad son una mala opción para parejas románticas.
Realidad: Las relaciones son difíciles y llenas de compromisos, y una buena relación implica compromiso de igualdad. A las personas que forman pareja con otras personas con discapacidad se les dice suele llamar "nobles"...como si no presentar una discapacidad lo convirtiese en un gran partido. El hecho es que vivir con una discapacidad no significa que  se   contribuya menos a una relación. 





Mito: Las personas con discapacidad tienen preocupaciones más importantes que el sexo.
Realidad: Para algunas personas el sexo es lo más importante en sus vidas. Si usted vive con una discapacidad o enfermedad crónica es probable que tenga gente a su alrededor que le dice que usted tiene cosas más importantes para tratar; que el sexo es un lujo que no puede permitirse. Esta actitud también es sostenida por muchas personas con discapacidad, e incluso algunos activistas con discapacidad afirman que hablar de los problemas interpersonales y la discapacidad es malo porque "fragmenta la causa."



Mito: Las personas con discapacidad no son sexualmente aventurero.
Realidad: Vivir con una discapacidad no necesariamente tienen un impacto en sus gustos sexuales o las elecciones (a pesar de que puede tener un impacto en los otros). Se supone que las personas con discapacidad son sexualmente pasivas y no iniciadores. La gente no cree que alguien que usa una silla de ruedas desee ser atado y recibir una palmada, o que un hombre sin piernas  guste vestirse como una bailarina. Estos supuestos son falsos, pero  encajan con el mito general  que dice que lo único que se quiere es ser como todo el mundo, así que si eres diferente, seguro que debes querer tener una vida sexual conservadora, ¿no?¡Incorrecto!.



Mito: Las personas en las instituciones no deben tener relaciones sexuales.
Realidad: Una de las mayores barreras para el desarrollo de una sexualidad positiva es la falta de privacidad. Esto es más evidente en instituciones como hospitales de rehabilitación, hospicios, hogares de grupo, y hogares de ancianos. La mayoría de las instituciones niegan sistemáticamente a los residentes el derecho a ser sexual. No hay cerraduras en las puertas, no hay privacidad, y se sustenta el supuesto derecho a tratar a las personas como objetos para ser acarreados, hablados y controlados. Éstas son sólo algunas de las formas en que las instituciones dejan claro que la sexualidad no es aceptable. Los derechos sexuales son derechos humanos, y las personas que viven en instituciones tienen derecho a ser sexuales en sus propios términos.


Imágen: Fernando Menino.
Mito: El sexo es privado
Realidad: Si usted  vive en una institución, o no es capaz de controlar las respuestas de su propio cuerpo, la intimidad es una cosa muy diferente.Se nos dice que el sexo es algo privado, pero una de las fantasías sexuales más comunes es tener sexo en un lugar público. Tener privacidad puede hacer que el sexo sea más fácil.
Si no somos capaces de bloquear las puertas o tenemos que pedir tiempo privado, aún así conservamos el derecho a ser sexuales, y esperar que los que nos rodean nos faciliten la privacidad que necesitamos.


Mito: Las personas con discapacidad no son abusadas sexualmente.
Realidad: Si usted no es visto como sexualmente deseable, no será abusado sexualmente, ¿no? Mal. Las personas con discapacidad física y mental, suelen ser más propensos a convertirse en víctimas de asalto sexual. Las estadísticas así lo sugieren. Esto abarca el abuso  de poder dominante por el personal médico y de rehabilitación, o la violación y otras formas de asalto sexual, el confinamiento forzado, el abuso físico, y mucho más. Por ello es imprescindible el apoyo para la divulgación del abuso, las acción legal, a llevar a cabo y el asesoramiento que aún suelen ser escasos o nulos. Esto es especialmente cierto en las instituciones.



Mito: Las personas con discapacidad no necesitan educación sexual.
Realidad: Todos somos sexuales, y todos necesitamos educación. La ignorancia sexual es un obstáculo enorme para todos. Algunas personas creen que la razón  para negar a las personas con discapacidad el acceso a la educación sexual; es porque creen que les animará a querer sexo, y esto tendría "riesgos incontrolables".







Página Film: "Strong Love" 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...