12 junio 2011

La intimidad negada, la intimidad violada.

Fuente: Los pecados no válidos


Texto traducido para "Mitología de la sexualidad especial";
 por María Palacios, integrante de nuestro grupo
 y artista destacada de
 "Los pecados no válidos"

Gracias María por tu arte, y por la generosidad de compartirlo!
--------------------------------------------------------------------



Lateef McLeod y Lisa Thomas Adeyemo 
en un extracto de
 "Los pecados no válidos"
 (2007).




Desvestirme es algo especial
para mi
porque por lo general 
no es algo que normalmente 
haga solo.
Son otras manos
las que me quitan los zapatos
aparatos
calcetines
pantalones
camisas
y silla
hasta que quedo desnudo
ante otros
para que manos extrañas,
no las mías,
laven y limpien
cada parte de mí
y mi baño se convierte
en la tarea de alguien mas,
un detalle mas en la lista de alguien.
mi baño diario
nunca puede ser
el espacio
en donde reclamo
privacidad con mi cuerpo.

Por eso algunas noches
me salgo de la cama
Y me desvisto a la luz
de la luna.
Vestido solamente
en camisa y pantalón de pijamas,
saco un brazo de una manga
y después el otro
y la dejo caer al piso.
Aprieto mis musculos desnudos
frente al espejo
y lentamente llevo mi pantalón de pijama
hacia mis caderas
y salgo de ellos gateando
dejandolos atrás
como la camisa
en el piso
mientras me acerco al espejo.

Toco y acaricio
cada parte de mi cuerpo,
Mi pene erecto frente a mí,
mi cuerpo tiembla como el viento.
Acaricio el interior de mis muslos
y voy subiendo despacito
sintiendo a la vez
un latido de remordimiento
cuando termino.

Lo que pasa es que
masturbarme
para mí
parece ser un problema
inclusive antes de que los fanáticos
religiosos me digan
que masturbarse es un pecado.
Hasta hoy me siento culpable
despues de hacerlo
como si Dios me mirara
en desacuerdo.
En mi juventud creía
que masturbarme traería
mala suerte
como el virus estomacal
que me detuvo en casa
el día en que toda la clase
se reunía ese último año
y yo no pude ir.
En mi mente juvenil
yo le heche la culpa
a la intimidad que disfrute
con mi cuerpo
esa mañana
y pensé que tal vez
conseguiría novia
si no me masturbo otra vez
Y entonces desde ese día
no lo había hecho,
pero la abstinencia probó ser
demasiado difícil.

A veces puedo pasar semanas
sin hacerlo
pero la tentación siempre gana
y siento esa verguenza
que me hace tratar otra vez
de practicar la abstinencia
lo cual en realdidad significa
practicar la soledad.

Todo lo que quiero
es una mujer,
mi mujer
alguien que se llame
mi esposa
quien se sienta cómoda
en el hogar de mis brazos.
eso es lo que más deseo
aún mas que el sexo….
pero no sé….
porque nunca lo he vivido.
Sí….he tenido sexo
con unas cuantas mujeres
pero nunca he sentido
la fuerza del amor
que hace latir Corazón con Corazón
hasta hacernos uno solo
escuchando el susurros de su voz
en mi oído
y hace temblar todo mi cuerpo….
ese calor que me llena
su cuerpo enredado con el mío
sus piernas abrazando mi cintura,
sus brazos en mi pecho,
sus senos contra mi espalda,
su cabeza en mi hombro
y yo
apegado a ella
finalmente
llego a casa
al hogar de nuestros cuerpos. 





El texto anteriormente citado, describe la interpretación 
que puede verse en el vídeo.



Enlaces:
."Pecados no válidos"
Web
Canal Youtube
.Lateef McLeod

.María Palacios




No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...