22 enero 2012

Audio: Biografía sexual en diversidad funcional o discapacidad.

De: Silvina Peirano 
Participación en el programa radial "Extra radio", jueves 19 de enero de 2012.

                                                          Audios

El mito del sexo y el sexo del mito en diversidad funcional. 
Biografías sexuales. 

Si lo "normal" es “lo que normalmente se hace”, y lo normal es creer que las personas con diversidad funcional no tienen sexo; entonces será normal pensar que las personas o parejas con discapacidad: "normalmente no tienen sexo"
Esto que parece un intríngulis desde el lenguaje, y sólo una trampa dialéctica, es mucho más que eso. En sexualidad y diversidad funcional, existen muchas trampas de éste estilo, basadas en muchos mitos sostenidos en la actualidad. 

Paseándos por la mítica, para entender este término de origen latino: sexo, veremos que éste   término ha ido cambiando su originario sentido: se asoció el sexo a los genitales y luego se lo  relacionó a los gestos -las acciones, las conductas- que con esta parte de nuestro cuerpo (los genitales), realizamos con diversos propósitos. 

Así hoy; para muchos, “sexo” es lo que con los genitales hacemos; o sea, sexo es sinónimo de conducta genital. 
En castellano usamos el mismo verbo (sentir) para referirnos indistintamente a las sensaciones y a los sentimientos, por lo que visto así, parece que, por ejemplo, alguien con una lesión medular no siente, y por ello también tendemos a creer que existen falta de sentimientos, asociados a una supuesta limitación física. 

El juego de palabras ahora sería algo así: Ante la falta de sensaciones genitales, aparece la falta de SENTIMIENTOS. 

Con todo esto, cada quien lleva el sexo según lo que entienda por él. Cada cual con sus  particularidades, con sus recursos y habilidades, va por la vida y vive su sexualidad como mejor puede, sabe y quiere. Y detrás de esta etiqueta “persona con minusvalía física” hay tantas diversidades sexuadas, sexuales y eróticas, como personas en el mundo. Pero: ¿qué pasaría con esto  en las personas con diversidad funcional?. ¿Tienen esta posibilidad de independencia en el hacer y aprender en sexualidad?.


Y así es como no solo ponemos precio apreciando o menospreciando; sino que también ponemos valor valorando, desvalorizando o minusvalorando. Así, también confundimos precio con valor
En éste sentido, Muchas minusvalías físicas producen limitaciones o incompetencias sensoriales; pero -que yo sepa- no producen incompetencias sentimentales. 
Lo que es peor, lo que cala más hondo ,es cuando esta “minusvalía” vienen de dentro, como una lucha contra uno mismo 

Por ello, y más allá de las trampas, es importante que cada uno escriba y construya su muy particular biografía sexual y erótica, y desarrolle desde ésta sus propias técnicas amatorias; su propio ARS AMANDI 
Y es que en esto, como todo lo que tiene que ver con el universo de la erótica, lo peculiar es precisamente la diversidad. 

Pero; ¿y sí vamos entrando en materia? ... y el sexo: ¿dónde llevar el sexo?. Porque también el sexo, como la silla, puede llevarse en varios sitios; y no es lo mismo. Las consecuencias de este llevar son muy diferentes dependiendo del lugar en el que son llevadas. 
Unos tienen la silla en la cabeza (lo cual es un problema), mientras que los otros tienen la silla en el culo (lo cual es un recurso que les permite la movilidad que sus piernas no tienen). 

Con frecuencia, acabamos odiando lo que más debíamos de valorar: por ejemplo nuestro cuerpo. Así mismo cogemos manía a algunos de nuestros recursos (la sonda, la silla, la bolsa, la muleta, la grúa, etc). Si odiamos las herramientas que nos facilitan la vida y la más valiosa de ellas (el cuerpo), difícilmente podremos gozar, sentir y vivir las posibilidades de nuestra sexualidad. Quien se define por lo que no puede, no dedica sus energías a disfrutar, vivir y sentir aquello que sí puede. 

Todos ellos, cada uno de ellos, no son menos válidos que nadie en el ámbito sexual, y pueden desemarañar su sexualidad experimentándola, protagonizándola, y dándole palabras que el cuerpo entienda y SIENTA! 




BIBLIOGRAFÍA: 
"Sexualidad y minusvalía: precio, aprecios, desprecios y menosprecios sexuales".  José Ramón Landarroitajauregui.





LECTURAS RECOMENDADAS
EL NUEVO ARS AMANDI DE LOS SEXOS”  Por. Efigenio Amezúa.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...