27 julio 2012

Película: "El último tabú". Sexualidad y diversidad funcional.

Fuente: 90.9 wbur
Ver artículo original




 Alexander Freeman dice que se siente imperfecto.

"Yo no tengo ese cuerpo perfecto, lo que otras personas consideran normal. Eso me hizo aún más decidido", dice Freeman. "He sabido toda mi vida que yo tendría que trabajar mucho más para ser tomado en serio. "

El cineasta Alexander Freeman  

Es ese tipo de enfoque Freeman se aplica a lo que él ve como su vocación. Está decidido, dice, a desafiar las probabilidades y hacer películas que desafían los estereotipos. No es tarea fácil para una persona de 25 años de edad, y aún más difícil para una persona de 25 años de edad con parálisis cerebral.



En El último tabú " Freeman aborda un tema delicado: la sexualidad de las personas con discapacidad. Se relata la historia de seis hombres y mujeres con diferentes discapacidades físicas; se habla de género, de identidad, de la belleza, la intimidad y las relaciones, y lo que sus experiencias les han enseñado acerca de sí mismos.

"Hago un llamado a los marginados", dice Freeman, "a las personas que son empujadas hacia un lado; las personas que no se consideran iguales".


Se cuenta con testimonios como el de Gary Karp, quien se desplaza en silla de ruedas desde 1973, cuando se lesionó la médula espinal tras caer de un árbol. Karp, quien llegó a ganar un título de maestría en arquitectura, ahora es conferencista internacional y autor de tres libros, incluyendo "La discapacidad y el arte de besar."
Karp dice que la película de Freeman le ha dado la oportunidad de compartir sus perspectivas sobre la sexualidad y el sentido del yo.

"Estamos hablando de nuestro propio sentido de valor - si alguien nos ve como  personas  lo suficientemente valiosas como para explorar la experiencia íntima con nosotros", dice Karp." Se trata de lo que buscamos: alguien que puede ser un/na compañero/ra del día a día, alguien que pueda estar con nosotros, porque todos somos tan imperfectos."
"Ahí es donde viene el mejor sexo. Usted tiene todas esas otras cosas que aportan a en una relación. No se trata de si o no su genitales funcionan, o si tienes sensaciones en algunas partes de tu cuerpo o si te puedes mover de cierta manera ", dice Karp. 
Freeman incluye su propia historia en la película, hablando con franqueza acerca de la primera vez que se sentío atractivo.
"Fue la primera vez que me sentí querido de una manera romántica, y la persona que me dio esa experiencia cambió mi percepción de todo lo que soy", dice Freeman. "Así que el principio de la película se trata de descubrir lo que estaba sintiendo cuando eso sucedió."

Esa relación no tuvo éxito y Freeman pasó por lo que él llama "un período oscuro". Entonces, decidió canalizar su ira en la creatividad y lo que hoy es "El último tabú".

Un ambicioso proyecto

Freeman realizó la edición de 'El último tabú "con Ryan Egan. Se conocieron en una clase de escritura de guiones en Emerson College; en 2011. Freeman se había unido a la organización de la escuela de cine documental denominado Emotion Captured, donde se lanzó el concepto de "El último tabú." Fue difícil de vender por el tema, dice Freeman.
"Una vez que usted se sienta con todo el material de archivo y escucha a la gente hablar,  escucha historias acerca de lo que se siente al estar en una relación y lo que hace a su autoestima para ser validado en una relación. "Tabú" es también una llamada a romper las barreras y alentar a la gente a mirar más allá de las percepciones prejuiciosas".

"Mi obra es un testimonio de lo que soy, no lo que me parece que vería en el exterior."-Alexander Freeman


La lucha contra 'El último tabú "
Su última película pone a prueba la determinación de Freeman de hacer precisamente eso. En "El último tabú", el objetivo es desafiar y cambiar la idea errónea de que las personas con discapacidad no pueden o no quieren tener sexo.

"Debido al miedo de la gente a involucrarse con alguien que tiene un aspecto diferente de su imagen ideal, de lo que es considerado atractivo por las normas de la sociedad, y tienen miedo a probar algo que no es "normal", su definición del tema sigue siendo un tabú", Freeman dice.

"Podremos estar en una silla, pero todo sigue funcionando. Tengo un corazón. Tengo una mente, y tengo un cuerpo, " dijo Freeman. "Todo el mundo merece ser tocado. La gente tiene que tener la actitud de "Hey, yo no podría haber hecho antes, pero, sí, vamos a darle una oportunidad." 


ENLACES:








No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...