02 junio 2014

3'' . Fragmento de un texto de Eli Clare.


"Pasé años odiando mi brazo derecho, odiando a los temblores y dolores que empiezan detrás de mi omóplato y van desde el antebrazo a la punta del dedo, odiando la tensión que sigue después de cada agitación. Nunca hablo del dolor candente que se envuelve alrededor de la tensión. Nunca hablo de cómo se acarician esos temblores. Nunca hablo de mi anhelo por tocar el piano, el violín, o de lanzar mi cuerpo a la gracia un gimnasta o una bailarina. Solo quería cortar mi brazo derecho y con él, el dolor y los temblores. 
Por eso hoy quiero hablarles de sexo y de la celebración de nuestra locura, de nuestras diferencias, en toda su complejidad. Quiero que hablemos de nuestros cuerpos, para que sea real nuestra vergüenza y nuestro orgullo. 
Somos buenos hablando de opresión y de cómo la discapacidad se da en condiciones materiales, sociales, de capacitismo, no hablamos sobre nuestra parálisis, pero sí de una escalera sin rampa, no hablamos de nuestra ceguera, sino más bien de la falta de Braille. 
No se trata de nuestra depresión o ansiedad, sino más bien de toda una serie de estereotipos, que nos definen como criaturas invisibles, legisladas fuera de la existencia, sexualmente obsesionadas o totalmente asexuadas, incapaces de responsabilidad sexual. ¿En qué confuso laberinto de mentiras y estereotipos nos han metido? Nunca hemos visto o escuchado, que somos los creadores de nuestros propios deseos, de nuestras propias pasiones, de nuestras propias identidades sexuales. 
Dentro de este laberinto la vida desaparece realmente. 
Por eso digo que es hora de aparecer, es tiempo de hablar de nuestros cuerpos, sobre el desorden y las contradicciones. Digo que es hora de una erótica de la discapacidad, tiempo para una antología de enredo sexual discapacitado. Es nuestro momento para escribir, filmar, interpretar, leer y hablar porno. 
Hablo en serio. Es hora de ser el sexo, usar el sexo, saborear nuestro sexo, tanto el sexo que tenemos como el sexo que quisiéramos tener. Seamos realistas, es hora de alejar a la piedad de nosotros. 
Lo digo en serio, ya es hora, quiero excitarme, quiero leer acerca de erotismo en sillas de ruedas, con muletas, con manos que se doblan en ángulos raros y cuerpos que deben negocian un dolor no elegido, y sobre los orgasmos que no son necesariamente sobre nuestros genitales, sobre sexo y placer robado en clínicas o en los cuartos traseros, donde hemos sido abandonados. Hablar sobre el cuerpo, sobre nuestras fantasías, sobre nuestras diferencias, tan abundantes que no pueden ser contadas y así por fin, sobre todo de nuestras experiencias, contadas desde adentro, hacia afuera".

Eli Clare 
Escritor, orador, activista y se identifica como queer y como hombre trans, tiene parálisis cerebral y es profesor en el Estado de Vermont dirigido a la discapacidad, el género, la raza, la clase y la sexualidad. Tiene una licenciatura en Estudios de la Mujer.



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...