02 junio 2014

"The Tribe"; una película en lengua de señas.


thetribeposter_090514_1399659994_61_.jpg
Myroslav Slaboshpytsky cuenta una historia de amor y violencia adolescente en The Tribe, una 'película muda' que no es como las demás.
El primer largometraje del director ucraniano Myroslav Slaboshpytsky prescinde del lenguaje verbal en favor de la lengua de señas. Todo el reparto de la película está formado por personas sordas sin ninguna experiencia previa en el mundo de la interpretación.

La introducción del cine sonoro a principios de los años 20 del siglo pasado trajo consigo, además de lo obvio (el giro hacia una forma de contar historias basada en los diálogos), otras consideraciones secundarias que igualmente contribuyeron a alterar las reglas de la expresión cinematográfica para siempre. Por ejemplo, el silencio cobró importancia como un nuevo elemento dramático desconocido por el cine mudo (que casi siempre se hacía acompañar de música).

Casi un siglo después de aquellos primeros filmes sonoros, la evolución del lenguaje cinematográfico nos ha llevado a aceptar esa idea consolidada según la cual una buena película no existe sin un buen guión literario, y tendemos a identificar el guión con los bloques de diálogo, pero lo cierto es que aún hoy podemos encontrar ejemplos de cineastas que se animan a explorar el lenguaje del cine mudo o silencioso. Ahí están casos recientes como Juha (1999) de Aki Kaurismaki, la archipremiada The Artists (2011), o la española Blancanieves (2012), de Pablo Berger. A esa lista de películas contemporáneas que intentan contar historias sin usar palabras hay que sumar ahora otro título: The Tribe.

En realidad The Tribe es un filme cargado de diálogos. Es solo que esas conversaciones son mudas, no hacen ruido. El primer largometraje del director ucraniano Myroslav Slaboshpytsky prescinde del lenguaje verbal en favor de la lengua de signos. Todos los personajes de la película se expresan a través de señas. Y para darle una vuelta de tuerca extra al asunto, el filme se presenta sin voz en off y sin subtítulos. Todo lo que podemos aspirar a leer son los gestos de los actores y los propios acontecimientos.

No es la primera vez que Slaboshpytskiy se aproxima a la realidad de las personas sordas en su cine. En 2010 ya exploró ese mundo en Deafness, su tercer corto, que llegó a estar nominado a un Oso de Oro en la Berlinale. Ahora va un paso más allá con su debut en formato largo, que será estrenado dentro de un par de semanas en el marco del Festival de Cannes.
The TribeTodo el reparto de The Tribe está formado por personas sordas sin ninguna experiencia previa en el mundo de la interpretación. “Primero elegimos a personalidades carismáticas, y luego intentamos pensar en personajes que encajasen con ellos”, asegura el director. Slaboshpytskiy aclara que su película no versa sobre los problemas específicos de la comunidad sorda, sino que aborda cuestiones universales relacionadas con los comportamientos sociales, el amor y la violencia. Simplemente, él ha elegido rodar su película “no en ruso, no en ucraniano, no en inglés, sino en pantomina”.

El filme refleja la vida de un grupo de adolescentes sordos en un internado. Los más fuertes o violentos entre ellos forman un grupo que se hace llamar “la tribu”, ejercen como matones, como si fueran una pequeña mafia dentro de la institución. El recién llegado Serhii, el personaje central de la película, busca la manera de encajar en su nuevo entorno, quiere ser aceptado por ese círculo de rufianes, y para ello participa en algunas de las tropelías. Pero en su camino se cruza Anna, una de las queridas de uno de los líderes del grupo de los duros. Ambos se enamoran, pero su relación viola el código ético de “la tribu”, y algo así no puede quedar sin castigo.

Charles Tesson, director artístico de La Semana Internacional de la Crítica de Cannes, que ha nominado a The Tribe entre los aspirantes al premio Caméra d'Or, comenta que la lengua de signos en el filme de Slaboshpytskiy se percibe como una especie de sofisticado ballet, y que la experiencia de verse expuesto a una comunicación puramente física resulta deslumbrante.

El primer tráiler de The Tribe sirve como introducción a los personajes y a la propia gramática del filme. Unas frases intercaladas entre las escenas nos explican la decisión de prescindir de diálogos sonoros y subtítulos. “Porque para el Amor y el Odio no necesitas traducción”, podemos leer. Como cabría esperar, el sonido diegético promete jugar un papel fundamental en la película.



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...