03 julio 2016

"Los úteros con más debate social"

Carmeta Tapia
León (España) 30 de julio de 2016

Fuente imágen: "Manos desnudas"

La esterilización. de mujeres discapacitadas vuelve a la actualidad tras la alerta de la Fundación Cermi. 75 peticiones se registran al año en España. Las familias leonesas afrontan la actividad sexual de sus hijas de manera diferente, negando esa necesidad o con visitas a los centros de planificación familiar.


Es un tema tabú. Las familias afrontan en solitario la gestión de la sexualidad de sus hijas con discapacidad intelectual o enfermedad mental. La Fundación Cermi Mujeres acaba de abrir un debate socialmente silenciado desde hace treinta años al criticar que los jueces reciben todavía peticiones para esterilizar a personas con discapacidad, sobre todo de sexo femenino. «La inmensa mayoría de las familias se mueven por el pensamiento establecido de que hay que proteger», asegura Isabel Caballero, presidenta de la Fundación Cermi Mujeres, que rechaza la decisión contraria a la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad. «Es una intervención invasiva e inadmisible en el cuerpo de estas personas. Se las esteriliza porque no encajan en ese modelo de madre que dicta la tradición».

La esterilización está despenalizada en España siempre que un juez acepte la medida, pero el proceso puede ser tan largo y farragoso para las familias que recurren a otras fórmulas. «El único temor de las familias es que las chicas se queden embarazadas», asegura el psicólogo clínico especialista en sexualidad, José Luis García. García ha impartido varios talleres de sexualidad en Amidow León. «El método más efectivo es la ligadura de trompas para las mujeres y la vasectomía para los hombres, pero a éste último se recurre menos». García asegura que en su experiencia como psicólogo y docente se ha encontrado con familias preocupadas «porque ni la decisión de esterilizar ni los métodos anticonceptivos capacita a las chicas para defenderse de posibles abusos, por mucha información que tengan, en la sociedad actual se encuentran con un riesgo añadido: el que llega de las redes sociales». La realidad, según el psicólogo, es que hay familias que se dirigen directamente a clínicas privadas para que los médicos realicen la intervención sin pasar por el juez. Una afirmación que la ex presidenta de Amidown, Aurora Salguero, «es imposible». «No creo que haya ningún médico que se arriesgue», asegura. Salguero califica el debate de «complejo, espinoso y delicado» y se pregunta: «¿Por qué las familias llegan a pedir la esterilización? ¿para quitarse una preocupación?, ¿para dar libertad a tu hija para que tenga relaciones sexuales? Cada familia tiene que responder a esas preguntas. Personalmente pienso que si ves que tu hija tiene una relación que puede conducir relaciones sexuales hay que hablarlo con ella y recurrir a planificación familiar para que pauten el anticonceptivo más adecuado».

Pedro Barrio, presidente de Asprona, (la Asociación Protectora de Personas con Discapacidad Intelectual o del Desarrollo) sostiene que son las familias las que deciden. «No tenemos ningún proyecto ni trabajo específico en este sentido. Las mujeres que tienen relaciones o pueden llegar a tenerlas acuden con sus familias a planificación familiar».

Ni en la asociaciones que trabajan en León con personas con discapacidad intelectual ni en el Consejo General del Poder Judicial existen estadísticas provincializadas del número de solicitudes de esterilización, aunque la media nacional está entre 70 y 80 registros anuales (37 en lo que va de año, 71 en 2015; 77 en 2014 y 80 en 2013). Ni Amidown ni Asprona ni Feclem (Fundación tutelar de personas con enfermedad mental) reconocen ningún caso en León.

Amidown León apuesta por la formación y el apoyo. La asociación de León ha realizado un trabajo de fondo entre los meses de abril y mayor para estudiar los conocimientos sobre sexualidad que tienen los jóvenes con síndrome de Down. Diecisiete chicos y chicas con síndrome de Down y discapacidad intelectual con edades entre los 18 y 37 años han participado en un cuestionario para evaluar los conocimientos antes y después de la formación sobre sexualidad, identidad sexual, roles de género, orientación sexual, cambios corporales, menstruación, erección y anticonceptivos y orientación del deseo. La asociación, en colaboración con estudiantes universitarios de León, analiza los resultados de la encuesta, aunque los primeros resultados demuestran que los participantes incrementan sus conocimientos.

Feclem, la Fundación tutelar de personas con enfermedad metal, que tiene a su cargo a 472 personas, 97 de León, sólo ha tenido que afrontar un caso de esterilización en 16 años de historia. «Fue un caso extraordinario en el que un juez valoró todas las opciones, informes médicos y psiquiátricos y dictaminó que sí era necesario. El caso se dio en una mujer de Segovia».

Desde Feclem aseguran que «las sentencias por incapacidad mental no merman los derechos como persona ni su capacidad para elegir si quieren o no tener hijos». De hecho, el 16% los tienen. «Es una enfermedad que en muchos casos, una vez estabilizados, les permite tener una vida como la de cualquier otro ciudadano».

La coordinadora de la Fundación Cermi Mujeres, Isabel Caballero, rechaza la esterilización por ser un método «radical» ligado a la concepción que se tiene de que las personas con discapacidad intelectual no son activas sexualmente.

El psicólogo José Luis García, por su parte, apuesta por cerrar definitivamente el debate «que pensé que estaba superado ya hace treinta años. «Yo soy partidario de ponerme de parte del bebé, pero considero que es una situación complicadísima que requiere mucha formación».

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...