12 febrero 2018

El Ars Amandi de “AL VER VERÁS”. Lo que vi en Chile; cuando cerré los ojos.

Silvina Peirano
Enero 2018

Aquello que solemos denominar a menudo "el mundo de las personas ciegas" suele ser una representación visual de lo que somos incapaces de ver (imaginar), aún autoadjundicándonos el sentido de la vista del que presuponemos; las personas ciegas carecen o en el mejor de los casos compensan (con otros sentidos).

¡Cómo imaginar el cortejo, la atracción, la seducción; sin la vista!. Cómo no seguir pensando en "la sexualidad de lxs ciegxs", entonces; como un sub-mundo obscuro, desolado, triste y claro; poco erótico y atractivo.

Las contradicciones (las mías) son varias:
¿Cómo no rendirse a la tentadora y marketinera propuesta de valerse de testimonios de personas ciegas para que nos informen públicamente, aquello que procuran hacer en privado (no sin complicaciones, en la mayoría de los casos), en sus parcelas del sexo; y a la vez teorizar sobre sus sexualidades sin sus voces en primera persona?.
En el encuentro que tuve con Catherine Muñoz Hermosilla -en el marco de un curso de tres días, que recientemente brindé en la ciudad de Santiago de Chile- pude comenzar a vislumbrar algunas claves que nos permitan apartarnos de estos binarismos.

El ejercicio propuesto en los finales del curso, consistía en mostrar al/la compañerx nuestro propio mapa del placer: qué zonas de nuestro cuerpo nos gusta que nos toquen y cuáles no, quiénes, con qué intensidad y tiempo empleado para detenerse, en qué orden, etc. Primero, un miembro de la pareja observa el recorrido del otrx, y procura repetirlo; para luego cambiar los roles.
Resultaba difícil explicar el ejercicio al grupo, más aún a Catherine, una mujer ciega a la que con mis referencias sólo verbales; privaba de gran parte de la información; por lo que le propuse que juntas "mostráramos" el ejercicio al resto de lxs alumnxs.

Allí comenzó un antes y un después (para mí).

Catherine comenzó a recorrer suavemente mi cuerpo, tocándolo con las palmas y dorsales de sus manos, o valiéndose de las yemas de sus dedos; al tiempo que relataba cada trazo, compartía recursos, ahondaba en aquellas zonas que no le resultaban tan placenteras (dando sus "justificativos") y marcaba intensidades, presiones, suavidades y ritmos.

Luego, procuré repetir aquel recorrido en su propio cuerpo. Creo haber respetado las zonas e intensidades; no así el orden del mapa que me enseñó. Finalizando el ejercicio, le propuse que incorporásemos su bastón blanco. Como continuar pensando las sexualidades, desprovistas de aquellos recursos que acompañan a las personas en su vida diaria (en las sexualidades del día a día)!.

...y allí otra danza sin música, comenzó a fluir. Un baile que no necesitaba de movimientos ni de música; que demandaba escasas palabras y que; con los ojos cerrados podía transportarme a experiencias de las que sentí haberme privado hasta aquel momento.

Que “¿Cómo lo harán los ciegos?"; vamos a seguir preguntándonos, sin darnos permiso para auto explorarnos y dejarnos explorar. Construyendo un DIS-saber previo que cercena toda experiencia propia y que condiciona el acto de ver como garantismo de iluminismo erótico.

Dejarse ir. Poner a disposición el propio cuerpo y el cuerpo del otrx en un acto libertario de encuentros hacia eróticas que, lejos de aprender; tienen mucho que enseñar.

¿Qué creemos ver de nuestros propios sexos?. “Sombras; nada más”.

Una sencilla danza me recordó que la dama de la justicia (erótica) no es ciega; tiene los ojos vendados para sostener su equidad

GRACIAS a Catherine; por compartirnos!
GRACIAS Daniela Alburquerque Gonzalez, Carrera de TO de la Universidad de Santiago de Chile y Equipo Cetram por propiciar el curso y todxs los encuentros. 
GRACIAS a quienes compartieron aquel momento atesorado.
GRACIAS a Olga Tallone, de quien tome el ejercicio inicial; para ir haciéndolo propio.



(*) En la imagen; estaos Catherine y yo, una frente a frente, con los ojos cerrados. Ella relata su mapa sobre mi cuerpo y yo sostengo en mi mano derecha, su bastón blanco. Detrás pueden verse a otrxs asistentes al curso, sentados en ronda, y observando el ejercicio desde sus mesas/sillas.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...