15 junio 2018

LOS SEXOS (de los) FEOS


Una concejal española "justificó la prostitución como servicio necesario para varones discapacitados y para feos".

En estos tiempos en que muchas de las luchas sociales, utilizan a su favor o en detrimento de quienes consideran sus adversarios; al colectivo de personas con diversidad funcional, supe días atrás vía Twitter; el alboroto que causaron las palabras de una concejal española que "justificó la prostitución como servicio necesario para varones discapacitados y para feos".

Estas palabras, como digo; enardecieron a asociaciones españolas de personas con discapacidad, abolicionistas, agrupaciones de trabajadoras sexuales, agrupaciones promotoras de asistencia sexual, etc. Cada quien defendiendo de la parcela; la parte que cree; puede afectarlxs.
Sin lugar a dudas, sabemos que existen argumentos que lejos de sumar; restan. El discurso de la concejala se une a la mirada dativa y de conmiseración de las personas con diversidad funcional (en su mayoría varones; cabe decirlo, como "usuarios de estos servicios"), que apelan al lagrimal para hablar de lo que no hablamos: las múltiples y sostenidas discriminaciones -entre ellas las eróticas- que sufren muchas personas catalogadas y sostenidas como "la otredad", a lo largo de sus vidas. 
Son los discursos minusvalizantes, los que operan como mecanismos para sostener las dependencias y transformarse en fuente de discusiones de otrxs, siendo -una vez más- las personas con diversidad funcional, objetos pasivos y meros espectadores de sus propias vidas, deseos y decisiones.

Así, ocurre que quienes nunca imaginaron las realidades de otrxs, salen en su defensa utilizando términos que los degradan ("El sexo de los minusvalidos". "El sexo de las personas con necesidades especiales") y los representan sólo, como fuente de abuso o aprovechamiento. Otrxs; dicen haber hecho todo por la inclusión, "para que estas personas se casen y formen una familia"; argumentan haberles ofrecido educación sexual,etc. No olvidemos quienes configuran la asistencia sexual como un servicio diferenciado y superador del trabajo sexual ("por estar dirigido a discapacitados y por profesionalizarse"), que necesitan definir como una instancia terapéutica, para sustentarla como "legal".
Como muchxs de Uds. saben, la asistencia y/o acompañamiento sexual a personas o parejas con diversidad funcional, es una temática que desde el 2011 vengo propiciando desde España; y desde el 2013 en Argentina y algunos países Latinoamericanos. En estos años, desde SEX Asistent hemos atravesado por todo tipo de experiencias, alianzas positivas y de las otras, riesgos y oportunidades; juicios, castigos y muchas esperanzadoras instancias.
Tal vez por todo ello, por la historia vivenciada y el contexto actual, desde hace ya un tiempo, he decidido preservar el tema y preservarme, eligiendo con mucho cuidado qué, a quiénes y dónde lo comunico.
No inmolarse en poco fructíferas discusiones; es parte del aprendizaje.

Dicho todo esto; me pregunto:
¿Cómo poder comprender humana, amorosa y afectivamente; la sexualidad de lxs otrxs; sólo desde las propias representaciones de lo que se valida como deseable o deseante para unx mismx?. ¿Cómo poder defender o condenar una temática como esta, sin un sustento interseccional?. ¿Cómo continuar pensando que el único sexo posible atribuído a las personas con diversidad funcional es el sexo pago,terapizado, asistido o sacralizado?. ¿Cómo seguir pensando estas representaciones sexuales, validadas en actos judicializables: le doy permiso, lo dejo, será capaz, es legal o ilegal, etc?.

Sobre lo mucho que me queda por decir (y por atesorar), agregaré que espero que quienes en los próximos tiempos tomen el tema (aquì o allì), primero se formen con lxs principales maestrxs: las propias personas con diversidad funcional!.
Todxs tenemos sexualidades asistidas y coincido en algo con todas las posiciones. a estas alturas ya no es muy fácil definir quienes son lxs que realmente necesitan asistencia; de la bioética...

Imágenes: primeras reuniones abiertas de SEX ASISTENT. 
Vilanova i La Geltrú; Barcelona. (2011)
Buenos tiempos que nunca debimos dejar que nos arrebaten!

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...